Empresas

Leyes secundarias impulsarían a empresas que generan su propia energía

Actualmente, Pemex y Cinemex son las empresas que más permisos para generación de energía han tramitado, sin embargo la reforma energética podría impulsar a otros grandes corporativos a incursionar en este campo.   
Notimex
27 abril 2014 16:11 Última actualización 27 abril 2014 16:11
torres

(Cuartoscuro)

A partir de que se definan las leyes secundarias en materia energética, los permisionarios que estén generando electricidad bajo el régimen de autoabastecimiento tendrán una gran oportunidad para vender su excedente e incrementar la competitividad del sector en el país.

Así lo consideran especialistas del sector, quienes no descartan que los grandes corporativos que cuentan con sistemas de autoabastecimiento puedan aprovechar la apertura a la participación de la iniciativa privada en el sector energía.

De acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía (CRE), en México existen en la actualidad 461 permisos bajo el régimen de autoabastecimiento que representan una inversión aproximada de 17 mil 617 millones de dólares.


Lo anterior coloca a esta modalidad como la que mayor inversión ha recibido, seguida de los productores independientes que presentan una inversión por 15 mil 52 millones de dólares y en tercer lugar los pequeños productores con tres mil 866 millones de dólares.

Como resultado de esta inversión, los permisionarios por autoabastecimiento alcanzan al cierre de 2013 una capacidad de generación de 12 mil 98 megawatts (MW), superados por los productores independientes que generan 14 mil 251 MW.

El profesor de Cátedra de Telecomunicaciones del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe, Víctor Hugo Ortega Vega, destacó que México bien podría aprovechar un modelo como el español, en donde hay empresas que colocan energía alterna a partir de otras que generan su propia electricidad.

En entrevista, detalló que en España existen grandes corporativos que generan electricidad fotovoltaica aprovechando los techos de sus instalaciones y la energía que les sobra se la venden a la compañía nacional eléctrica, la cual “la compra a una tarifa más competitiva que en lo que se la venden”.

Por ello expuso que si las leyes secundarias favorecen que las empresas que generan su propia electricidad puedan vender sus excedentes a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), se podría generar un incentivo alto para que los particulares generen su propia energía.

Destacó en ese sentido que en México, comparado con otros países, son pocas las empresas, compañías y centros comerciales que cuentan con un sistema de autogeneración, ya que resulta más caro generar electricidad de esta manera que la que produce la misma CFE.

Este panorama no solo cambiaría al permitirse la venta de la energía sobrante, sino que se fomentaría el uso de energías alternativas y limpias como la solar y la eólica, ya que los particulares recurrirían a estas fuentes por ser más rentables a mediano y largo plazos que las generadoras de diesel.

La base de datos de la CRE revela al respecto que hoy solo empresas como Pemex y Cinemex son las que más permisos de autogeneración han tramitado, en el primer caso con 30 y una inversión estimada en 446 millones de dólares, y 17 en el segundo caso con una inversión de 8.5 millones de dólares.

Desde luego en el caso de Pemex la fuente primaria para generar energía son el gas dulce, el gas natural y el diesel, en tanto que en el caso de Cinemex la fuente principal es el diesel.

Destaca el hecho que la mayoría de las empresas que generan su propia electricidad lo hacen todavía con fuentes fósiles, ya que de los 461 permisos solo 50 son para fuentes hidráulicas, 38 para eólicas, 11 son para biogás y nueve solares.

Sólo empresas como Bi Nee Stipa en conjunto con Nestlé (Eolica), Coppel (solar) y Cuauhtémoc Moctezuma (hidráulica), por mencionar algunas de las más conocidas, han recurrido a fuentes renovables.

El presidente de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES), Álvaro Lentz Herrera, explicó que el principal mercado de energía solar en México es el doméstico, aunque el porcentaje continúa siendo de los más bajos.

Aún así, considero que una vez que se conozcan de fondo las condiciones que establezcan las leyes secundarias, podría impulsarse al mercado de energías alternativas, ya que su retorno de inversión hoy en día es cada vez más rápido.

Ello permite estimar que un usuario que decidió instalar celdas solares pueda recuperar su inversión en un periodo de cinco a ocho años, con lo que a partir de los próximos 17 a 22 años tendría energía propia y sin costo si se considera que la vida útil de los paneles es de 25 a 30 años.

Si a esto se le suma el hecho de que quienes generan su propia energía por autoabastecimiento tendrán la oportunidad de vender sus excedentes a la CFE, es muy probable que se produzca un crecimiento del sector solar aún mayor al estimado para los próximos años.

De acuerdo con la CRE, de 2008 a la fecha por lo menos 178 permisionarios obtuvieron la autorización para generar electricidad en 247 proyectos bajo el régimen de autoabastecimiento, mismos que podrían aumentar según las bases que señalen las leyes secundarias de la reforma energética.