Empresas

5 puertos  fortalecen dominio sobre
mares mexicanos

De enero a noviembre de 2004, los puertos de Lázaro Cárdenas, Manzanillo, Altamira, Veracruz y Guaymas movieron el 20% de las mercancías en México, pero hoy transportan el 36%, de acuerdo con la SCT; la concentración se debe a que las vías de comunicación en otros son ineficientes y no hay intermodalidad.
Rosalía Lara y Claudia Alcántara
29 diciembre 2014 16:32 Última actualización 30 diciembre 2014 4:55
Puerto de Manzanillo Terminal II (Stephanie Cuevas)

El puerto que consolidó su dominio fue Manzanillo: concentra el 10.04% de la carga que se transporta en México, mientras que en 2004 tenía el 5.66%. (Archivo El Financiero)

En 10 años, los principales puertos en el movimiento de carga en México aumentaron su participación de forma significativa.

Mientras que de enero a noviembre de 2004, Lázaro Cárdenas, en Michoacán; Manzanillo, en Colima; Altamira, en Tamaulipas; Guaymas, en Sonora y Veracruz movieron el 21 por ciento de las mercancías en México, hoy transportan el 36 por ciento, de acuerdo con datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Flor de María Cañaveral, directora general de Alianza Estratégica Portuaria, explicó que la concentración de la carga en estos puertos se debe a que las vías de comunicación en otros son ineficientes y no existe intermodalidad con el autotransporte y el ferrocarril.

“Obedece a esas grandes vías de comunicación que se requieren para poder mover volúmenes de mercancías que hoy los puertos están demandando. El crecimiento que vemos constante en el movimiento de mercancía obliga a hacer la planeación que nos permita poder sacar la carga de los puertos de una manera muy eficiente”, dijo Cañaveral.

En contraste, los puertos Dos Bocas, en Tabasco; Cayo Arcas, en Campeche; Tampico, en Tamaulipas; Coatzacoalcos, en Veracruz; y Salina Cruz, en Oaxaca, disminuyeron su contribución hasta en 10 puntos porcentuales.

La mayor participación de carga en México la tiene el puerto Cayo Arcas, con el 14.38 por ciento del total de toneladas transportadas, sin embargo, en una década, perdió 10 puntos porcentuales, pues en 2004 tenía 24.43 por ciento del total del mercado.

Dos Bocas fue otro de los grandes perdedores de la década, pues mientras que en 2004 movía 23 millones 937 mil toneladas, actualmente sólo atiende 8 millones 800 mil.

El puerto que consolidó su dominio sobre las aguas nacionales fue Manzanillo: concentra el 10.04 por ciento de la carga que se transporta en México, mientras que en 2004 tenía el 5.66 por ciento y en 2014 transportó 91.66 por ciento más toneladas que hace 10 años, según datos de la SCT.

Guillermo Ruiz de Teresa, coordinador general de Puertos y Marina Mercante de la SCT, aseguró que puertos como Manzanillo, Lázaro Cárdenas y Altamira tienen la mejor comunicación interna y externa hacia el norte del continente americano.

“El tiempo para subir las mercancías que llegan, ya sea para terminar su manufactura o venderse en algún lado, es menor. Y el objetivo es que esto se haga lo más eficiente posible. Evidentemente, las navieras y usuarios prefieren usar los puertos donde hay eficiencia”, consideró Ruiz de Teresa.

Esta situación se refleja en un importante crecimiento de estos puertos; en la última década, tanto Lázaro Cárdenas, como Altamira incrementaron el transporte de carga, hasta en 107 por ciento cada uno, de acuerdo con la información de la SCT.

PROMOVERÁN OTROS PUERTOS

Carlos Martner, investigador de la Universidad Autónoma de Querétaro, señaló que el desarrollo del intermodalismo ha sido fundamental para la concentración de carga en algunos puertos, en la medida en que extienden las conexiones terrestres. Pero los puertos que tendrán una mayor participación en el mercado global son los ubicados cerca de los corredores y redes de transporte marítimo.

Aunque es inevitable la concentración en ciertos puertos mexicanos, es preciso redefinir las funciones de puertos intermedios y a la vez desarrollar una estructura interconectada y jerárquica de puertos menores que suministren carga a los hubs, explicó Martner.

“El esquema implica que muchos puertos quedarán excluidos de los servicios regulares directos y, en el mejor de los casos, podrán integrarse a la red mediante rutas indirectas o alimentadoras que conducen la carga, en embarcaciones menores”, comentó.

Ruiz de Teresa consideró que el objetivo no es tratar de acabar con la concentración de carga en ciertos puertos, sino promover otras terminales.

Para el resto del sexenio, el gobierno proyecta una inversión de 12 mil 670 millones de pesos por año, la mayoría enfocada a Lázaro Cárdenas, Manzanillo y Veracruz.

Da clic en la imagen para agrandarla

“los