Empresas

Cemex lidera las firmas más públicas de la BMV

Se dice que las empresas que tienen sus acciones repartidas en muchas manos son "más públicas" que otras, lo que favorece su nivel de operatividad e importancia en el mercado. 
Ana Valle/Rosalía Lara
02 junio 2014 21:48 Última actualización 03 junio 2014 5:0
[La BMV no pudo mantener la tendencia matutina y cerró con pérdidas. / Cuartoscuro / Archivo]  

[La BMV no pudo mantener la tendencia matutina y cerró con pérdidas. / Cuartoscuro / Archivo]

Con el 87 por ciento de sus acciones en circulación, en manos de un gran número de inversionistas, Cemex encabeza la lista de las 10 empresas “más públicas” en la Bolsa Mexicana de Valores, seguida por ICA, Genomma Lab y Pinfra, con una pulverización del 82, 74 y 63 por ciento, respectivamente.

Dentro de las empresas que cotizan en la BMV, existen algunas cuyas acciones están repartidas en manos de muchos inversionistas pequeños e institucionales y que son "más públicas" que otras, favoreciendo no sólo su nivel de operatividad, sino también su importancia en el mercado.

Un ejercicio de EL FINANCIERO revela que dentro de las 10 empresas con el capital más pulverizado en la BMV, además de las ya mencionadas, está Grupo Televisa, con el 59 por ciento. Del total de los títulos de Grupo Industrial Saltillo, el 57 por ciento se encuentra pulverizado en el mercado; seguido por Vesta y Alfa, con el 55 por ciento en ambos casos; América Móvil con el 54 por ciento; y Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), con el 53 por ciento.

Una empresa pulverizada es aquella compañía pública cuyas acciones en circulación (flotantes) están distribuidas entre un amplio número de inversionistas, desde institucionales, hasta minoritarios.

En la BMV es un requisito para listarse que las compañías tengan entre el 12 y 15 por ciento (dependiendo de qué tipo se trate) de su capital social flotando en el mercado como mínimo, pero dentro de ese número de acciones podría haber cierta concentración en manos de pocos inversionistas, en ocasiones institucionales, explicó Carlos Ponce, director ejecutivo de Análisis y Estrategia de Ve por Más.

“Desde hace unos años, hemos visto a las empresas mucho más preocupadas e interesadas de que la pulverización sea de una forma mucho más correcta, cuando se interviene en un proceso como colocador, es importante ver a cuántos clientes se puede distribuir la oferta, esto se cuida mucho más desde hace algunos años”, dijo Ponce.

Anteriormente, algunas empresas emitían diferentes series accionarias que contemplaban derechos corporativos o no, de modo que, aunque estuvieran muy pulverizadas, no se perdiera el control y el proceso para tomar decisiones fuera más simple, explicó una fuente de un intermediario bursátil ligado a colocaciones accionarias.

A decir del estratega, tener una mayor pulverización de las acciones ayuda a las empresas a incrementar su bursatilidad, lo que en el futuro les podría apoyar a ingresar al Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la BMV y fortalecer su presencia en otros índices y mercados y ser atractivas para inversionistas extranjeros.

“Generalmente las compañías que logran moverse bien en el mercado, con una gran cantidad de acciones, son empresas que llegan a ser candidatas del Índice y eso es muy interesante porque una vez que forman parte de él, típicamente llegan a tener una demanda adicional por parte de muchos inversionistas, que replican los índices a nivel global”, agregó Ponce.

De las empresas más pulverizadas, sólo Grupo Industrial Saltillo y Vesta no se encuentran en el IPC, pero sólo esta última se ubica entre las 55 empresas que cumplen con los criterios de selección para formar parte de la élite del mercado accionario mexicano (IPC de la BMV).

Ponce consideró que ser una empresa muy pública ayuda a formar “círculos virtuosos”, en la medida en que se cuida este nivel.

A pesar de que en la Bolsa Mexicana de Valores es requisito de mantenimiento tener al menos 12 por ciento del capital social en manos del público inversionista, hay emisoras que no cumplen con este mínimo.

Palacio de Hierro, Gigante, Aristos y Benavides, incumplen con este requerimiento, pero la BMV las mantiene listadas
, operando en el mercado de subasta continua, lo que ocurre cuando se encuentran posturas de compra y venta por 60 minutos. Se pueden realizar hasta 7 en una jornada por emisora, explicó una fuente de la Bolsa.