Empresas

Las Amalias, cerveza artesanal con sabor queretano

10 febrero 2014 4:18 Última actualización 14 septiembre 2013 19:44

[La Cervecería Artesanal Las Amalias tiene una capacidad instalada de producción de entre 6 mil y 8 mil cervezas al mes. / Mary Liñán González] 


 

Mary Liñán González

AMEALCO, Querétaro.- La Cervecería Artesanal Las Amalias nació hace cinco años, cuando el “hobby” de un grupo de familiares y amigos de la ciudad de México se convirtió en negocio.

Francisco de Landero, uno de los propietarios de la empresa, relata que con un capital de cinco mil pesos empezaron a fabricar la cerveza en su domicilio, con una producción de entre 40 y 50 litros al mes, que repartían en las tiendas de conveniencia.

Les tocó una época en que el mercado “todavía estaba todo cerrado por las prácticas monopólicas” de los dos grupos grandes de cerveza en México.

Sin embargo, no sólo salieron adelante y tuvieron éxito, sino que decidieron instalar una fábrica cervecera. Para elegir el lugar, realizaron una búsqueda por Internet y encontraron que Amealco ofrecía las condiciones ideales, por la seguridad y el clima.

Así, con una inversión de 350 mil pesos, adquirieron en esta localidad un rancho de siete hectáreas, de las cuales tres son cultivables, tres de bosque y una hectárea de reforestación de árboles frutales, de piña, piñonero y de encinos, entre otros, que ya visualizan podría convertirse en un proyecto turístico. En la actualidad, la fábrica tiene una capacidad instalada para producir entre seis mil y ocho mil cervezas al mes.

El producto fue bien recibido y se ha mantenido en cuatro restaurantes de la Ciudad de México, en donde capacitaron a alrededor de 40 meseros, quienes daban a conocer a los clientes su producto.

“Nos interesa más llegar al consumidor directo y no que lo compren en anaquel, entonces por eso vamos a restaurantes y bares de especialidad más que nada y entrenamos a los meseros; nuestro compromiso es: ‘yo te vendo una caja de cerveza, yo te entreno a los meseros personalmente’”, menciona.

Con la apertura a la cerveza artesanal realizada por la Comisión Federal de Competencia, ya se les acercaron algunos inversionistas, porque la mayoría de la cerveza artesanal la maquilan y son pocos los que la producen.

“Entonces lo interesante es que se nos acercan para producir más, pero el problema es que se puede sacrificar calidad y es lo que no queremos arriesgar.”

Por lo pronto, tienen el plan de incrementar su mercado con la búsqueda de socios para abrir uno o dos puntos de venta directa en el DF y Querétaro para finales de año o principios de 2014, así como empezar a comercializar su producto en alguna cadena de autoservicio, como Superama.

De Landero comenta que entrar a ese establecimiento le otorgará a Las Amalias “reconocimiento de marca, porque el estar ahí te habla de la confianza del consumidor y también puedes llegar a algunos paladares a los que nosotros no llegamos normalmente”.

Actualmente, “todas las cadenas de autoservicio te piden mucho crédito, entonces nosotros ahora no podemos mantener los créditos que nos pide Superama. Te pueden pedir entre 45 y 60 días de crédito, algunos nos pedían que dejáramos todo el producto a consignación, que ellos podían poner por ejemplo ofertas cuando quisieran y teníamos que aguantarlas, además de lo que no se vendiera lo regresaban después de tres meses”, refirió.

Sobre los puntos de venta que pretenden abrir con otros socios, expone que son “la mejor forma de ganarle más a la cerveza. Nos hemos dado cuenta de que en un punto de venta es realmente donde generas más utilidad, o sea, si tú le vendes tu cerveza directamente al consumidor y aparte lo entregas directamente”.

“Nuestra capacidad instalada es de entre 6 mil y 8 mil cervezas mínimo al mes, ahora estamos a la mitad más o menos, ahí no tendríamos que invertir nada, sino trabajo”.

“Me enfoco más hacia los puntos de venta ahora porque con eso podríamos generar la base para el 2015, poder crecer la planta ya con un mercado mucho más cautivo por todos los consumidores que generaste ahí y mucho más consolidado”, explicó.

Los productos

Cerveza Ámbar. Anteriormente, los aztecas nombraban al ámbar como Apozonalli, que significa espuma de agua. De esta referencia nace su nombre al igual que sus características: clara, de sabor limpio y una espuma consistente. Debido a su suavidad puede sustituir vinos blancos o incluso espumosos.

Tezontle. La lluvia de fuego ha destruido al mundo y ha quedado solamente tezontle sobre la tierra, al menos así pasa en la Leyenda de los Soles de la cultura azteca. Inspirados en este mito, Las Amalias fabrica una cerveza hecha con granos tostados en horno de barro calentado con leña y rocas de tezontle, para darle ese sabor tan característicamente terroso y ahumado. Es suplente del vino tinto y es el acompañante más fiel para un buen corte.

Obsidiana. Al posicionar la obsidiana contra el sol, se puede ver que realmente no es tan obscura como se pensaba. Al igual que la hermosa piedra volcánica, Amalias Obsidiana se vuelve traslúcida en la contraposición de la gran estrella. Es una cerveza sumamente versátil para maridar con comida mexicana, desde barbacoa hasta un delicioso mole.