Empresas

La ‘película’ Carlos Slim-Donald Trump en 6 escenas

El empresario mexicano y el presidente de Estados Unidos se han acusado, atacado, y halagado en los últimos meses, en una relación que ahora parece ser cordial.
Redacción
27 enero 2017 12:8 Última actualización 27 enero 2017 12:18
slim trump

(Especial)

La historia reciente de Carlos Slim y Donald Trump ha tenido diversos episodios que pasaron del ataque a los elogios, y además los une un negocio millonario en la frontera de México con Estados Unidos.

ESCENA 1. El primer round. Durante la campaña presidencial, el republicano arremetió contra el empresario mexicano acusándolo de ayudar a su entonces rival demócrata, Hillary Clinton, aprovechando su posición de máximo accionista del New York Times, luego de que el diario publicara una historia de dos mujeres acusando a Trump de manosearlas

Dijo que los periodistas del Times “son lobistas corporativos de Carlos Slim y de corporaciones extranjeras".

El equipo de Slim dijo que las acusaciones eran falsas.

ESCENA 2. El segundo round. A unos días de la elección en Estados Unidos, el 4 de noviembre, Carlos Slim atacó a Trump al afirmar que la propuesta de un impuesto fronterizo provocaría un desequilibrio económico en Estados Unidos.

“Si empiezan a gravar con 35 por ciento se destrozaría la economía americana", dijo Slim en un evento en la Ciudad de México, de acuerdo con Notimex, ante la amenaza de Trump de gravar las importaciones que hace su país desde México.

"A Trump ni lo conozco, las elecciones de Estados Unidos tendrán que ser decididas por la población y la verdad es que la vida personal de Trump no me interesa", añadió el empresario mexicano.

ESCENA 3. La ‘actitud Slim’. En el Foro Bloomberg, celebrado a finales de 2016 semanas después del triunfo de Trump, Carlos Slim destacó que si a la economía de Estados Unidos le va bien en el mandato del republicano también será positivo para México.

“Él está pensando en una gran expansión económica para EU, si la economía crece 4 por ciento, si quita impuestos a la clase media y crea 25 millones de empleos, eso es fantástico para México”.

“La presidencia de Trump será mala, pero sólo en los primeros meses”, agregó.

En el mismo evento reiteró que sería negativo que Estados Unidos cerrara su economía, pero también dijo que “estaría más preocupado si fuera estadounidense”.

ESCENA 4. Las paces.
Carlos Slim y Donald Trump se reunieron para cenar el 17 de diciembre en Mar-a-Lago (una finca propiedad del magnate neoyorquino en Palm Beach, Florida).

De acuerdo con The Washington Post, el encuentro sirvió para abrir un canal de comunicación entre el entonces presidente electo y Slim. "La cena fue un gesto para hacer las paces entre dos adversarios de largo tiempo", menciona el Post.

ESCENA 5. El halago. Luego de dicha cena, el 20 de diciembre, Donald Trump dijo en su cuenta de Twitter que Slim era un “un gran tipo”.
“Sí, es verdad. Carlos Slim, el gran empresario de México, me llamó para sostener una reunión. Nos reunimos. ¡Es un gran tipo!”

ESCENA 6. El negocio. Los caminos de Slim y Trump se cruzaron hace algunos meses en un negocio en la frontera.

Carso, del empresario mexicano, se adjudicó en 2015, en consorcio con la estadounidense Energy Transfer Partners, la construcción de dos gasoductos con valor combinado de 400 millones de dólares que proveerán gas a la estatal mexicana CFE. Estos gasoductos conectan desde Waha, Texas, con la frontera, y de ahí a México.

La conexión de Slim y Trump se cierra porque el CEO de la empresa donó más de 100 mil dólares a la campaña de Trump. Y no sólo eso, el ahora presidente tenía en 2015, cuando ganaron los concursos de la CFE, 1 millón de dólares en acciones de la firma.

Y también el propuesto por Trump para ser secretario de Energía, Rick Perry, fue miembro del directorio de Energy Transfer.