Empresas

La paciencia, la filosofía de magnates como Steve Jobs

Los beneficios de tomarse las cosas con calma son tan obvios que los ignoramos. La pasión del fundador de Apple para hacer sus creaciones se caracterizaba por meterse en un trabajo profundo y exhaustivo, junto con muchas horas de meditación.
Redacción
25 agosto 2017 21:4 Última actualización 25 agosto 2017 21:29
jobs

(Bloomberg)

A veces, los beneficios de tomarse las cosas con calma son tan obvios que los ignoramos. Por ejemplo, la pasión de Steve Jobs por crear productos hermosos, bien diseñados y perfectamente funcionales resultó en algunos de los artefactos más innovadores y exitosos de todos los tiempos.

El Apple II, el ordenador casero lanzado en 1977, es un caso maravilloso por poner un ejemplo. Según el biógrafo de Jobs, Walter Isaacson, el fundador de Apple tuvo que pasar por más de 2 mil tonos de beige para encontrar el color perfecto de la máquina, y pasó días pensando en el diseño, sin que el tiempo lo presionase.

Aunque este enfoque lento y deliberativo molestó a muchos gerentes de Apple, al final el equipo fue un gran éxito: entre 1977 y 1980 hizo más de 118 mil millones de dólares en ventas.

1
  

  

Tiempo

Siempre es benéfico dedicar tiempo a los proyectos. A menudo, la sensación de poco tiempo tiene que ver con una escasez real de horas. Nos falta tiempo porque en realidad tenemos muchas distracciones y no sabemos enfocarnos.

Según el autor John Freeman, el trabajador americano promedio se distrae más de 11 veces por hora, principalmente por correo electrónico. Esto significa que si queremos pasar una eternidad perfeccionando algo, simplemente no tendríamos suficiente tiempo para hacerlo.

El libro de Cal Newport, Deep Work, ofrece sugerencias sobre cómo podemos eliminar las distracciones o tiempos perdidos para dedicar grandes horas a nuestro trabajo. Entre sus consejos están, por ejemplo,  desconectar nuestros correos electrónicos y medios sociales, asegurarnos de que no nos distraigamos con los demás y sólo concentrarnos en tareas importantes.

1
  

  

Warren Buffett

Filosofía estoica
Y esto se puede ver en otros ejemplos de grandes magnates como Bill Gates, Warren Buffett, Jeff Bezos y Elon Musk. Todos ellos tienen algo en común: ejercen la filosofía estoica. Para los estoicos nada ocurre sin explicación. Hay una razón para todo en la naturaleza.

La filosofía puede no ser el tema fundamental para aprender en esta época. Sin embargo, la principal enseñanza del estoicismo nos recuerda lo impredecible que puede ser el mundo. Y la filosofía nos da las herramientas que necesitamos para ser firmes y controlar nuestras emociones y sentidos reflexivos. Nos pide que pensemos sobre nosotros mismos y sobre lo que más nos importa.

Por ejemplo, el multimillonario Warren Buffett tiene estos ideales en el corazón. El magnate estadounidense aún vive en su casa de Omaha, que originalmente compró hace 59 años por sólo 31 mil 500 dólares. Es una de las personas más ricas del planeta, sin embargo, es un gran fan de McDonald's, en donde ordena una Coca-Cola y un desayuno. ¿Precio total? 3.17 dólares.

Buffett vive por debajo de sus propios medios porque ha priorizado lo que realmente le importa más, y estas prioridades no incluyen lujos. Al cultivar intereses y pasiones de bajo costo, es capaz de seguir construyendo su riqueza y mantener la libertad financiera.

En ese sentido, sería un buen momento para incorporar un poco de estoicismo en nuestra propia vida o centro de trabajo. Averiguar qué es lo que más nos importa y dónde podemos ajustar nuestra forma de pensar y comportarnos, así como nuestros gastos de hábitos. Sólo así, podremos acercarnos un poco a la filosofía de vida de estos magnates.