Empresas

La mitad de los edificios ‘lujosos’ tendrán restaurantes, bancos, cine…

Estos desarrollos, que se encuentran en ciudades como Guadalajara, Monterrey, Querétaro y la Ciudad de México, aumentan hasta 20 por ciento sus rentas debido a todas las incorporaciones que las componen.
Francisco Hernández
05 septiembre 2017 0:38 Última actualización 05 septiembre 2017 4:55
edificios

edificos

En México 5 de cada 10 proyectos inmobiliarios de clase A, considerados como los más lujosos, se construyeron bajo la figura de usos mixtos, al cierre del primer semestre de 2017.

Hace un lustro la presencia de este tipo de propiedades era casi nula, de acuerdo con datos de la firma de corretaje Coldwell Banker.

“Este fenómeno se está dando no sólo en la Ciudad de México, sino en las ciudades más importantes del país como Guadalajara, Monterrey y Querétaro. Esto comenzó hace unos 8 años, con desarrolladores como Fibra Danhos que empezó con Reforma 222”, explicó Fernanda Trillo, vicepresidente de Coldwell Banker Commercial.

Dado que este tipo de desarrollos incorpora en un mismo espacio oficinas, hotel, centro comercial y vivienda, las constructoras suelen incrementar hasta 20 por ciento el precio de las rentas, lo que les asegura un mayor flujo de ingresos, comparado con inmuebles que tienen un único uso.

“En total, en todo el país se están construyendo alrededor de 70 desarrollos de usos mixtos. De los más representativos tenemos a Artz Pedregal, Punto Valle en Monterrey, The Landmark y 1500 en Guadalajara y High Park en Querétaro”, agregó Trillo.

En la Ciudad de México los 5 proyectos en construcción de mayor tamaño, y cuya inversión conjunta asciende a más de 3 mil 700 millones de dólares, son de usos mixtos.

“empresas”


Expertos estiman que la cap rate -medida de rentabilidad inmobiliaria- de los desarrollos de usos mixtos es de alrededor de 20 por ciento, contra 7 u 8 por ciento que puede alcanzar un proyecto comercial o de oficinas en solitario.

“Para las empresas es muy atractivo irse a este tipo de edificios pues para sus empleados y directivos es muy cómodo tener sus oficinas donde puedes tener también lugares para comer, bancos y entretenimiento, donde además no tienes que moverte”, añadió la especialista.

Señaló que, dado que muchos de estos complejos tienen un componente de vivienda, se tiene la percepción de que la seguridad dentro de ellos es mejor, comparado con otros edificios.

A la hora de empezar a hacer edificios de usos mixtos es como una ola expansiva, pues comienzan a acercarse empresas de primer nivel y más gente comienza a querer vivir ahí, entonces empieza a haber más plusvalía; hoy vemos estas tendencias en zonas como el norte (de la CDMX)”, explicó.

Según algunas estimaciones, la plusvalía de los departamentos en zonas cercanas a un desarrollo de usos mixtos es de hasta 15 por ciento anual, contra la media de 8 por ciento que se registra a nivel nacional.

: