Empresas

La familia libanesa que se volvió multimillonaria gracias a Zara

Azadea Group, propiedad de tres hermanos libaneses, tiene la licencia para vender marcas como Zara, Max Mara, Sunglass Hut y la panadería francesa Paul en Medio Oriente, lo que les ha representado un negocio bastante redituable. 
Bloomberg
06 febrero 2015 15:43 Última actualización 09 febrero 2015 8:29
 [Zara registra el 45 por ciento de sus ventas en los mercados emergentes. / Reuters] 

[Zara registra el 45 por ciento de sus ventas en los mercados emergentes. / Reuters]

Cuando LeMall abrió bajo el resplandor de fuegos artificiales en 2010, marcó la inauguración del centro de compras más grande del sur de Líbano. Para los residentes jóvenes y modernos de la región, representó algo aún más importante: el primer punto de venta local de Zara.

Zara ofrece una gama más amplia de ropa que ninguna otra tienda”, dijo en una entrevista telefónica Fatima Hussein-Shour, estudiante de decoración, desde su campus universitario en la ciudad portuaria de Sidon, donde se encuentra LeMall. “Tiene sin duda estilos más exclusivos que los que se ofrecen en las tiendas locales donde antes compraba”.

Hussein-Shour, que tiene 19 años, usa hijab y privilegia los estampados florales, forma parte de los miles de compradores de Medio Oriente que, al adoptar la marca atenta a las modas y a los costos, han contribuido a generar una fortuna multimillonaria en dólares para el franquiciador regional de la empresa, la familia Daher. A través de su compañía con sede en Beirut, Azadea Group, tres hermanos Daher son dueños de los derechos de franquicia correspondientes a más de 55 marcas de moda y estilos en 14 países.

Además de Zara, la cadena española creada por la cuarta persona más rica del mundo, Amancio Ortega, la lista de marcas bajo licencia de Azadea incluye a los comercios minoristas Max Mara, Sunglass Hut y la panadería francesa Paul. Si bien la empresa maneja tiendas en lugares tan lejanos como Ghana y Kazajstán, la mayoría de sus puntos de venta se encuentra en mega-centros comerciales de Emiratos Árabes Unidos.

DOMINACIÓN REGIONAL

“Con respecto a Oriente Medio, Emiratos Árabes Unidos está desde hace tiempo a la vanguardia de las estrategias de expansión de los minoristas internacionales”, dijo Mat Green, responsable de investigación en CBRE Middle East en Dubai. La mera cantidad de espacio minorista –un metro cuadrado por cada uno de sus 2.3 millones de habitantes- sumada al clima extremo han convertido a los centros comerciales en “lugares para estar, no sólo para comprar”, dijo.

Las firmas de inversión KKR Co. y Fajr Capital Ltd. con sede en Dubai están ofertando conjuntamente por una participación de 25 por ciento en Azadea en un acuerdo que podría valorizar a la empresa en hasta mil 600 millones de dólares, dijeron personas al tanto del tema en noviembre.

Los accionistas vendedores de Azadea son tres hermanos del Líbano. El mayor, Wassim Daher, fundó la empresa en 1978 como una tienda de ropa de marcas múltiples en Beirut. Su hermano, Hassan, es el director ejecutivo y el hermano menor, Said, actúa como máximo responsable.

Los hermanos comparten una fortuna de por lo menos mil 400 millones de dólares, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

Wassim Daher es el que más acciones tiene, en tanto Said y Hassan son dueños del resto, según Suzanne Menassa, asistente ejecutiva de Daher. Otros dos hermanos Daher, Mohammed y Hussein, no tienen acciones, dijo en un correo electrónico. Se negó a hacer declaraciones sobre la valorización de la compañía.

Los Daher ampliaron la compañía, llamada originalmente De Group, llevándola a Dubái en 1990. Ocho años más tarde, la familia adquirió los derechos de la franquicia de las marcas de Inditex, Zara y Massimo Dutti, para la mayor parte de Oriente Medio, según una entrevista de 2005 que dio Said Daher a Executive Magazine en Beirut.

Daher decía en el artículo que el modelo más ágil de franquicia había sido clave para el crecimiento rápido de Azadea.

“Se puede crecer mucho más rápido como franquicia que operando una marca propia. Con la franquicia, se implementan modelos de negocios ya exitosos”, dijo. “¿Para qué molestarse en establecer un modelo de negocios integrado verticalmente que puede llevar años y años perfeccionar cuando se puede participar en el extremo de la cadena de abastecimiento y comenzar a abrir puntos de venta en mercados promisorios en cuestión de meses?”.