Empresas

La corrupción limita el reciclado

Únicamente 27 millones de automóviles a nivel mundial se recuperan para su respectivo reciclaje cuando han llegado al final de su vida útil. En México, la corrupción con que se manejan los tiraderos limitan esta opción.  
Axel Sánchez
23 marzo 2014 19:43 Última actualización 24 marzo 2014 5:0
Deshuesadero (Cuartoscuro)

(Cuartoscuro)

Aunque el reciclado de piezas de aluminio para el uso de la industria automotriz es posible en México, se ve complicado por la corrupción en la que se manejan los tiraderos de vehículos, dijo Manuel Valencia, director del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe.

“No comprendo de que manera un empresario puede comprar un lote de este tipo, pero hay muchos que desisten de la idea por la forma en que se manejan los administradores del gobierno”, advirtió el académico.

Estadísticas de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos consideran que apenas 27 millones de automóviles de todo el mundo que llegan al final de su vida útil se recuperan para su respectivo reciclaje.

Los vehículos se reciclan en cuatro pasos: desmontaje, trituración, fragmentación, y la recuperación de recursos, detalla dicha agencia en un reporte.

Relata que primero lo someten a procesadores donde se recuperan los fluidos y toman por separado las partes y componentes utilizables.

Estos incluyen baterías, ruedas y neumáticos, columnas de dirección, guardabarros, radios, motores y motores de arranque.

Además: transmisiones, alternadores, la selección de partes y componentes de plástico, vidrio, espumas, los convertidores catalíticos, y otros componentes, con base en la demanda del mercado de accesorios.

El procesador entonces aplasta el vehículo y lo carga en la trituradora del auto, la cual lo muele en trozos del tamaño de un puño, que después se separan en ferrosos y no ferrosos (metales de aluminio), detalla la agencia americana.