Empresas

La Castaña, un negocio ‘dulce’ hecho con las recetas de la abuela

Dos hermanas mantienen un negocio que inició hace 32 años y que ahora cuenta con tres tiendas en zonas exclusivas de la Ciudad de México, como las Lomas y el Pedregal de San Ángel.
Axel Sánchez
12 mayo 2015 21:22 Última actualización 13 mayo 2015 5:0
Las hermanas ‘Marilupe’ y ‘Cova’ Ibañez Cortina fundaron, con las recetas de su madre, una pastelería en Polanco en 1983

Las hermanas ‘Marilupe’ y ‘Cova’ Ibañez Cortina fundaron, con las recetas de su madre, una pastelería en Polanco en 1983. (Cortesía)

Por la necesidad de impulsar a sus hijos una madre está dispuesta a todo y no fue la excepción en la historia de ‘Marilupe’ y ‘Cova’ Ibañez Cortina, hermanas que fundaron, con las recetas de su madre, una pastelería en noviembre de 1983 en Polanco para tener un sustento para sus hijos. Este lugar lo llamarían La Castaña.

Después de 32 años, cuenta con tres tiendas en zonas exclusivas de la Ciudad de México, como las Lomas y el Pedregal de San Ángel, así como otra en Las Águilas,donde venden 18 mil 500 productos de repostería y servicio de coctel para 300 eventos sociales al año. Sus oficinas y un centro de distribución están localizados en Mixcoac.

Ana Elena Yañez, directora general e hija de las fundadoras, dijo que este negocio crece sólo con capital de la familia, pues desde sus inicios únicamente participaron tíos y su abuela como socios para el desarrollo del negocio.

“No estamos interesados en franquiciar, ni tampoco hacer socios a empresas más grandes, queremos que esto siga en control de la familia para no perder lo esencial: la calidad”, comentó.

La Castaña empezó con cuatro cocineros y ahora tienen un centro de distribución que les permite surtir a sus tres locales comerciales todos los productos de repostería que están a la venta. Las sucursales reciben órdenes bajo pedido.

Su oferta está compuesta de lasañas, pasteles, brownies, crepas, galletas, mousses y gomitas, entre otros alimentos.

Pese a ser una empresa familiar, La Castaña tiene grandes relaciones con proveedores de alto nivel como Nestlé, la cual fue su vendedor desde el inicio del negocio cuando sólo dos mujeres veían por la administración de la pastelería.

“Cerca de 80 por ciento de nuestros proveedores empezaron con nosotros el negocio, como los de leche, chocolate y huevo, yo supongo que por ser cumplidos con los pagos, porque somos muy respetuosos de esos tiempos”, dijo ‘Cova’ Ibañez Cortina, fundadora y tía de la directora del negocio.

Uno de los retos que actualmente enfrentan es la aplicación del impuesto a los alimentos de alto nivel de azúcar aprobado en la reforma fiscal del año pasado, así como la facturación electrónica, la cual les resta rentabilidad. Sin embargo, siguen creciendo a ritmos de 10 por ciento en ventas por la localización de sus tiendas, cerca de oficinas o en zonas residenciales de alto nivel socioeconómico.

La fundadora afirmó que los retos que enfrentaron no sólo fue ser una administración de mujeres, sino el saber llevar un negocio y contar con la gente adecuada para hacerlo crecer.

“Era un México muy distinto, había menos competencia, elegimos un lugar donde mi suegra vivía a una cuadra y conocía al dueño de esos establecimientos, por lo que nos lo dieron en un lugar maravilloso, en Polanco, que ya no tenemos. Sobrevivimos por la necesidad, dedicándole todo al negocio para impulsar a nuestra numerosa familia”, contó.

La empresaria recomendó a los jóvenes emprendedores tener paciencia en sus negocios, porque “se viven tiempos acelerados, pero todo lleva su tiempo y deben dedicarse a fondo a sus negocios”.

Fundación: 1983
Giro: Pastelería
Estrategia: Tener proveedores de alto perfil para mantener la calidad de sus productos.
Ventas: La empresa vende 18 mil 500 productos de repostería y servicios de coctel para eventos.