Empresas

La carta con la que Daniel Servitje recuerda a su padre

El hijo menor de 'Don Lorenzo' dedica unas palabras para recordar cómo era su padre en vida y los consejos que le dio.
Redacción
03 febrero 2017 14:10 Última actualización 03 febrero 2017 15:43
Daniel Servitje recuerda a su padre

Daniel Servitje recuerda a su padre

La madrugada de este viernes falleció a sus 98 años Lorenzo Servitje, fundador de Bimbo. A continuación te dejamos la carta que compartió su hijo Daniel, director general de la panificadora mexicana, a los trabajadores de la empresa.  


Estimados colaboradores,

Quiero compartirles que el día de hoy a las 4:00 de la mañana, a sus 98 años falleció mi padre Don Lorenzo Servitje, uno de los fundadores de esta gran empresa: Grupo Bimbo. Le doy las gracias a Dios porque vivió una gran vida y nos dejó un valioso legado.

Como el menor de ocho hijos, tuve la fortuna de ser educado por un papá con mucha experiencia. Tal vez por eso, me tocó menos disciplina y más conversación, lo que me permitió hacerme de ideas propias y tener una relación, que siempre sentí de uno a uno.

Era un hombre de grandes y calladas virtudes. De inteligencia profunda y sentido práctico. Con las ideas claras, disciplina, enorme capacidad de trabajo, valores firmes y profunda espiritualidad.

Invariablemente, predicaba con el ejemplo, era tenaz y congruente. Al igual que para muchos otros, fue mi mentor y mi maestro. De él aprendí a encontrar el diálogo, la oportunidad para profundizar en la verdad y para adecuarme a los tiempos cambiantes. Pienso que heredé su inagotable deseo de aprender, y qué decir… de cuestionar y proponer.

Recuerdo que cuando platicábamos me cautivaba descubrir el brillo de sus ojos, al tiempo que levantaba los brazos de emoción contando algunas de sus anécdotas o el avance de sus múltiples proyectos. Era apasionado e inquieto y muy perseguidor.


Nunca le interesaron las cosas materiales, los reflectores o los aplausos, pero si los grandes proyectos y un profundo deseo por hacer el bien.

Sentía un hondo amor por su país. Mucho de lo que emprendió en su vida lo hizo pensando en México, en la forma en la que podía contribuir a su crecimiento y a su pleno desarrollo, especialmente de los más pobres.

Considero que somos muy afortunados por haberlo tenido durante tantos años. Sin duda fue un líder que nos inspiró y nos enseñó a:
• Dar todo lo que puedes dar en tu paso por esta vida, a vivirla guiado por ideales y comprometido con ellos.

• Estar permanentemente inconforme con lo alcanzado y con la realidad.

• Ser humilde y realista

• Tratar a las personas como personas, nunca como instrumentos.
• Dedicarle tiempo a las personas que quieres, a reír, a disfrutar a los demás.

• Ver el trabajo como una misión, una pasión, una aventura, más que una tarea.


Alguna vez le pregunté cuál sería su consejo para conseguir el éxito el éxito y me respondió: nada valioso se puede alcanzar en la vida, sin esfuerzo, sacrificio y riesgo. Ese ha sido uno de mis mayores aprendizajes, tenerlo siempre presente es para mí la mejor forma de honrarlo y celebrar su vida

Descanse en paz.

- Daniel Servitje