Empresas

La banca no atiende necesidades del país

12 febrero 2014 5:26 Última actualización 15 abril 2013 7:25

[Edgar López] Urge definir el tipo de sistema financiero que se requiere: Guichard. 


 
Jeanette Leyva Reus
 
Los avances de México y del sistema financiero no se lograrán por decreto, sino con base en el trabajo coordinado.
 
Por ello, el optimismo sobre el futuro del país y de la banca no debe ser "desbocado", al haber distintos frentes abiertos que requieren mejorarse.
 
Juan Guichard, director general de Invex Banco, reconoció que los bancos no están atendiendo las necesidades de México, aun cuando "la mesa está puesta razonablemente bien" y el país avanza.
 
Por ello, afirmó que es urgente que las autoridades definan el tipo de sistema financiero que requiere el país para que aporten más al crecimiento.
 
En entrevista con EL FINANCIERO, en el marco de la próxima 76 Convención Bancaria a realizarse en Acapulco, Guichard consideró que dados los niveles de capitalización del sistema bancario mexicano, se tiene la oportunidad de encaminarlo hacia otros niveles de desarrollo.
 
"La definición de qué sector financiero se requiere puede ser la punta de lanza; para mí, el sector no es la banca comercial nada más, es también el mercado de valores, arrendadoras, aseguradoras. Todos en conjunto no estamos cubriendo las necesidades que requiere el país."
 
En su opinión, se necesita un sector financiero más activo, dinámico y sofisticado, ya que tiene el potencial para ello.
 
No haber tenido una política definida sobre el sistema financiero mexicano ha traído como consecuencia la desaparición de las Sofol hipotecarias, entidades que -recordó- fueron de gran apoyo para los mexicanos hace una década y hoy están próximas a extinguirse. Debido a ello, planteó que en la próxima reforma financiera se deben tener lineamientos no sólo de corto plazo, sino una visión de largo plazo sobre el sistema que debe tener el país en las próximas décadas.
 
Aunque también uno de los temas que debe incluirse es la correcta aplicación de la ley en materia de garantías, ya que la ejecución de las mismas presenta fallas en todos los niveles, lo que genera incertidumbre entre las instituciones bancarias.
 
Reformas, clave
 
A nivel país, consideró que la mayor señal de alerta es que el ambiente político interno no se deteriore, para que se avance en los consensos para aprobar las reformas estructurales que se requieren.
 
"Estoy preocupado de que vuelva a ser tiempo perdido, y se mantengan esos niveles de crecimiento de 3 %, cuando hay 40 millones de personas en situación de hambre; no les podemos decir que esperen otro sexenio."
 
Si bien son muchas las secuelas de las crisis pasadas, también hay optimismo sobre los avances que se han logrado en este arranque de sexenio, con las primeras reformas aprobadas, ya que el país "no se puede dar el lujo de no crecer", dijo.
 
Aunque el crecimiento de México no se dará por decreto, sino que se tienen que promover las reformas y al país, y que tanto empresarios como trabajadores unan esfuerzos con ese propósito.
 
"No es de que se solucionen con una varita mágica, el país sí está avanzando, e incluso diría a una velocidad más rápida que en años anteriores; ya se tienen las recetas de mejora, ahora hay que hacerlas. Si postergamos las reformas, mucha gente sufrirá las consecuencias y eso no debe suceder", apuntó.
 
Con información de El Financiero Diario.