Empresas

Joven, rico y aventurero: el nuevo CEO de BMW

Harald Krueger de 49 años fue designado como el nuevo CEO de BMW, lo que lo posiciona como el director ejecutivo más joven de la industria automotriz; sus ambiciones están dirigidas más allá de la simple fabricación de autos convencionales. 
Bloomberg
09 diciembre 2014 22:52 Última actualización 09 diciembre 2014 22:52
Harald Krueger, de 49 años ocupará el cargo de CEO de BMW, lo que lo posiciona como el director ejecutivo más joven de la industria automotriz . (Bloomberg)

Harald Krueger, de 49 años ocupará el cargo de CEO de BMW, lo que lo posiciona como el director ejecutivo más joven de la industria automotriz . (Bloomberg)

El CEO designado de BMW, Harald Krueger, presentó el verano pasado la nueva Serie-2 compacta montado encima de una pista de esquí en Los Alpes Suizos.

Al momento de la presentación, la elevación de la niebla era de 7 mil 100 pies lo cual no dejaba ver mucho del auto. Pero Kureger ni siquiera se inmutó presentó el auto tan calmado como si estuviera Autoshow de Frankfurt.

“Él es conocido internamente como un cazador directo, un buen motivador y buen orador que inspira respeto de las personas que trabajan con él”, dijo Arndt Ellinghorst, un analista de Evercore ISI con sede en Londres.

Krueger tiene una reputación de "mirar más allá de los temas habituales de producción y de ingeniería, agregó.

El nombramiento de ayer hará a Krueger el CEO más joven de un fabricante de autos importante cuando supla a Norbert Reithofer después de la reunión anual de accionistas de BMW en mayo.

Su ascenso llegó más rápido de lo esperado, como respuesta a cambios de gran alcance en la industria automotriz.

Los fabricantes de autos necesitan generaciones más jóvenes con energía creativa, dijo Stefan Quandt, integrante de consejo supervisor y miembro de la familia que controla aproximadamente el 47 por ciento del derecho de voto de BMW.

CAMINO EXITOSO

Krueger ha estado relacionado en proyectos que han representado grandes retos para la compañía desde su llegada a BMW en 1992. Uno de sus grandes misiones fue como ingeniero de proyectos para ayudar a establecer la planta estadounidense de la compañía alemana en Spartanburg, Carolina del Sur.

En ese momento, la construcción de una fábrica competitiva en Estados Unidos fue el reto para la compañía conocida por su calidad y precisión.
Para 2016, Spartanburg será la planta más grande de BMW y la compañía invertirá 7 mil 300 millones de dólares en ese sitio como parte de un plan para expandirse y aumentar su capacidad de producción de 450 mil autos al año.

“Pensamos que 100 mil era un gran número”, dijo Krueger a principios de este año, teniendo en cuenta que la planta tenía un objetivo en 1994 de producir 50 mil autos.

“Si miras atrás, te das cuenta qué tan importante resultó dar este paso”, agregó.

Después de un periodo exitoso de tres años liderando la fábrica en el Reino Unido, el ingeniero en 2008 se unió al consejo de administración durante cuatro años.

Siguieron cortos periodos al frente de las divisiones de Mini, Rolls Royce y de las marcas de motocicletas, un proceso típico dentro de los ejecutivos que son preparados en BMW.

NUEVA ERA

“Su corta edad es notable. Suponiendo que no cometa errores, el comenzará una nueva era para BMW”, dijo Stefan Bratzel, director de Centro de Gestión de Automoción de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Bergisch Gladbach, Alemania.

Como CEO, Krueger será más joven que sus homólogos de la industria, tales como Mary Barra, de 52 años, en General Motors Co .; Mark Fields, de 53 años, en Ford Motor Co .; y Carlos Ghosn de 60, que dirige la automotriz francesa Renault SA.

En un evento realizado el mes pasado, el CEO designado de BMW proyectó algunos planes de la compañía que van más allá de la producción de autos convencionales, entre ellos estaba un robot llamado Olaf, así como coches con la capacidad de estacionarse solos.

Krueger le sigue a un CEO que ha realizado cambios estratégicos radicales. Reithofer encabezó la incursión de coches más amigables con el medio ambiente, incluido el i3, que funciona bajo batería recargable y que hizo una apuesta por la inversión en la producción en serie de piezas ligeras de fibra de carbono.