Empresas

Japón podría ampliar llamado a revisión bolsas de aire de Takata

En caso de que Estados Unidos extienda los llamados a revisión por defectos en bolsas de aire de Takata, hasta ahora limitados a regiones húmedas, Honda y Mazda podrían sumar otros 200 mil autos en Japón. 
Reuters
28 noviembre 2014 12:35 Última actualización 28 noviembre 2014 12:35
Honda

Takata suministra a Honda bolsas de aire defectuosas. (AP)

Honda y Mazda podrían llamar a revisión otros 200 mil vehículos en Japón para reemplazar las bolsas de aire de Takata si ésta cumple con una orden de Estados Unidos de ampliar la medida a todo el país, y no sólo en regiones húmedas, dijo un funcionario del país asiático. 

Varias automotrices en Estados Unidos han iniciado llamados a revisión regionales de ciertos modelos para investigar por qué algunas bolsas de aire de Takata explotan con excesiva fuerza. Reguladores de seguridad de Estados Unidos han ordenado a Takata expandir los llamados a revisión a nivel nacional.

Hasta ahora Takata se ha resistido a ampliar la medida en Estados Unidos, al sostener que se podría obstaculizar que se envíen partes de reemplazo a las regiones con alto nivel de humedad, es decir, las que representan mayor riesgo dado que este factor sería el causante de la ruptura de la mezcla química de los infladores de las bolsas de aire.

Takata tiene hasta el martes para responder a la orden de los reguladores de Estados Unidos.

Takata y los reguladores todavía no saben exactamente por qué algunas bolsas de aire pueden ser letales, ya que al explotar los infladores también son lanzados trozos de metal a los ocupantes del vehículo. Al menos cinco muertes han sido relacionadas a estos incidentes- todos en autos de Honda .

A medida que avanzan las investigaciones de Estados Unidos, expandir el llamado a revisión puede tener un efecto colateral en otros mercados donde los autos usan infladores de bolsas de aire de los mismos que pueden presentar problemas.

El ministro de Transporte, Akihiro Ohta, dijo que los reiterados llamados a revisión podrían socavar la confianza en toda la industria automotriz japonesa.