Empresas

IP pide corregir desconfianza en inversionistas

12 febrero 2014 4:52 Última actualización 03 marzo 2013 10:49

 [Bloomberg] Retroceso del IED en 2012, puede indicar que persisten desequilibrios estructurales: CEESP. 


 
 
Notimex
 
El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) urgió a corregir los factores generadores de desconfianza en los inversionistas y que tienen que ver con la regulación, el Estado de derecho y la criminalidad.
 
Tras darse a conocer que la Inversión Extranjera Directa (IED) registró un retroceso en 2012, el organismo sostuvo que ello puede ser indicio de que persisten desequilibrios estructurales "que de no atenderse prontamente, los flujos de recursos provenientes del exterior podrían buscar otra alternativa".
 
En el documento semanal "Análisis Económico Ejecutivo. La balanza de pagos: ¿señal de alarma?" expone que la debilidad de la economía mundial ha ocasionado que los dueños del capital sean más cautelosos al canalizar sus recursos hacia algún país.
 
Esto, sostuvo, ha sido en parte la razón de que México haya registrado en todo 2012 el flujo de IED más reducido en los últimos años y aún cuando el país enfrentó desequilibrios mundiales importantes, "presupone que existen factores que pueden estar incidiendo en la decisión para invertir en nuestro país".
 
En su opinión, esto puede tener relación con la criminalidad, el Estado de derecho y el narcotráfico, entre otros, y en donde el país tiene una calificación muy baja en el contexto internacional.
 
El CEESP llamó la atención en que gran cantidad de recursos salieran del país durante el año pasado en forma de inversión extranjera directa mexicana, lo cual no es malo, siempre y cuando haya sido motivado por la oportunidad que la misma coyuntura ofrece.
 
"De lo contrario, podría intuirse que la falta de oportunidad y seguridad para invertir en nuestro país estaría relacionada con los factores que mencionamos previamente".
 
Solo en 2012 fueron 25,597 millones de dólares los que salieron del país en forma de inversión extranjera directa, más del doble de lo reportado un año antes y la cifra históricamente más alta, destaca.
 
Advierte que otro aspecto que igualmente podría generar incertidumbre es la considerable cantidad de recursos que ingresan al país como inversión de cartera.
 
Si bien refleja en buena medida la confianza en la estabilidad macroeconómica del país y lo atractivo que resultan las tasas de interés respecto a las que ofrecen las naciones desarrollados, dada la coyuntura de debilidad que mantienen, en algún momento esto podría revertirse, complicando la situación de liquidez, señala.