Empresas

IP advierte sobre posible cierre de miles de microempresas en Yucatán

El Consejo Coordinador Empresarial del estado dijo que, debido a los nuevos requerimientos de facturación electrónica fiscal, 94 mil 177 microempresas están en riesgo por no contar con la infraestructura o el equipamiento necesarios.
Corresponsal Yoisi Moguel
04 septiembre 2017 21:42 Última actualización 04 septiembre 2017 22:45
Pyme en Mérida. (Cuartoscuro/Archivo)

Pyme en Mérida. (Cuartoscuro/Archivo)

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Yucatán advirtió del riesgo de cierre en que se encuentran 94 mil 177 microempresas en la entidad debido a que no podrán cumplir con los nuevos requisitos de la emisión de comprobantes fiscales por carecer de la estructura administrativa y equipo electrónico necesario, que se requiere en las nuevas disposiciones de la facturación electrónica de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El presidente del CCE, Carlos Campos Achach, planteó que el sector empresarial yucateco rechaza la facturación electrónica con la versión 3.3 y propone a las autoridades fiscales correspondientes que den marcha atrás a la implementación obligatoria del esquema.

Las modificaciones previstas en la versión 3.3 para emitir facturas electrónicas significarán una mayor carga administrativa para los contribuyentes, tanto personas físicas como personas morales, y sobre todo al sector de los microempresarios se les estaría condenando a cerrar sus negocios, subrayó.

En Yucatán, el censo económico del año 2014 reporta la existencia de 98 mil 478 unidades económicas; de ellas, 94 mil 177 son micro, 3 mil 543 son pequeñas, 652 son medianas y sólo 106 son grandes.

En la sesión del pleno del CCE, integrado por 18 organismos empresariales, expuso que la implementación del nuevo sistema electrónico 3.3 contiene muchas modificaciones administrativas y de tecnológicas, por ello se les dificultará su operación.

Además, la adopción de los nuevos requisitos requerirá mayor tiempo para la elaboración de las facturas, ya que se tendrá que solicitar más información al cliente, lo que por sí solo afecta la eficiencia de las empresas y, por ende, repercute en un mayor costo en sus operaciones de compraventa.

Campos Achach subrayó que las microempresas que no están familiarizadas del todo con el uso de los equipos de cómputo ni con el Internet, y que poco a poco se están adecuando a partir de que se implementó el uso de la facturación electrónica, se encuentran en riesgo de cierre al no poder cumplir con los nuevos requisitos de la facturación electrónica por carecer de la estructura administrativa y de equipamiento que les permitan solventar estos cambios.

: