Empresas

Inversiones para las inundaciones ‘socavan’ negocio de empresas

En el primer semestre del año los recursos para infraestructura de abasto de agua potable, alcantarillado y saneamiento se redujo 91 por ciento, provocando afectaciones en las empresas dedicadas a este rubro.
Everardo Martínez
20 septiembre 2017 0:5 Última actualización 20 septiembre 2017 5:0
Inundaciones Cuautitlán

(Cuartoscuro)

El negocio de las empresas que reparan, mantienen y construyen obras de infraestructura hidráulica en México se ha visto ‘socavado’ debido a que la inversión pública en ese rubro ‘fluye’ a cuentagotas, al haber disminuido.

En el primer semestre de 2017 los recursos destinados al desarrollo, conservación y operación de la infraestructura de abasto de agua potable, alcantarillado y saneamiento se redujo 91 por ciento, respecto al mismo lapso del 2016, al pasar de 27 mil a 2 mil 424 millones de pesos, sin la posibilidad de que se recupere, pues el presupuesto de este año casi se agotó a la primera mitad de este año, de acuerdo con el Quinto Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Lo anterior ha provocado varios problemas este año, incluidas inundaciones en Monterrey, Tabasco y en la Ciudad de México, en donde además se han registrado cinco socavones.

Entre las empresas afectadas por el menor presupuesto están Carso Infraestructura, ICA, Camposeco Construcciones, Chiñas Construcciones, Grupo Milher MB, DHIQ, Corporativo de Servicios y Planeación en Infraestructura, Constructora y Urbanizadora de Michoacán.

“Los empresarios que dependen de dicho sector se ven afectados con menos flujo de caja, por esto apenas podemos pagar las nóminas pues hay mucha menos obra pública y la infraestructura hidráulica también ha sido olvidada por los gobiernos”, señaló Eduardo Correa, empresario del sector constructor.

Además, los recursos para obras de protección para la prevención y protección contra inundaciones disminuyeron 89 por ciento, si se comparan los 5 mil 204 millones de pesos de 2014 contra los 572 millones de pesos que se han reportado para 2017.

Esta contracción de recursos ha provocado que los contratos de las empresas para la conservación de la infraestructura hidráulica, que asigna la Comisión Nacional del Agua (Conagua), sean en promedio 53 por ciento menores en términos de monto, además de que hay una disminución en el número de compañías participantes, revelan datos del sistema Compranet.

Mientras que en 2014 la Conagua firmó 134 contratos relacionados con conservación de infraestructura hidráulica, en lo que va de este año apenas ha autorizado unos 80, señalan los datos de Compranet,
El sistema hidráulico mexicano no es sustentable económicamente y por eso la inversión es insuficiente”, lamentó Edmundo Gamas, presidente del Instituto Mexicano de Desarrollo de Infraestructura.

El experto explicó que los recursos que se cobran por el servicio de agua potable a la población deberían apoyar los recursos fiscales que cada año se asignan a la Conagua o a los organismos estatales para la conservación del sistema de alcantarillado o para prevenir inundaciones.
“Sin embargo, este sistema que tiene altos costos, no tiene ingresos, en el país sólo entre 20 y 50 por ciento de la población paga el agua, por lo que se carece de recursos y proyectos de mantenimiento”, comentó Gamas.

La conservación de la infraestructura parece olvidada por el gobierno, pero el colapso de los ductos o canales también parece estar relacionada con la lógica con la que se construyen las grandes ciudades como la capital del país.

“El alcantarillado no se revisa hasta que aparece un socavón, como ya ha sucedido en reiteradas veces, pero esta infraestructura truena porque son obras de 50 años o más y sin mantenimiento”, indicó Gamas.

Túnel Emisor Oriente para 2018

La saturación de la infraestructura hidráulica existente en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), que tiene cerca de 22 millones de habitantes, podrá reducirse a finales de 2018.

El Túnel Emisor Oriente, que tiene como objetivo evitar inundaciones en la ZMVM y facilitar el mantenimiento del sistema de drenaje, presenta un avance a junio del presente año de un 79 por ciento, equivalente a 49.2 kilómetros de un total de 62.4.

Según lo expuesto en el penúltimo Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, la conclusión está prevista para agosto de 2018, luego de más de una década de estudios y trabajos.

Carso Infraestructura, empresa que forma parte del consorcio constructor, ha señalado que la obra de más 30 mil millones de pesos avanza a paso lento debido a las complicaciones que han enfrentado las tuneladoras en el terreno.

El Túnel Emisor Oriente será un tubo de siete metros de diámetro que dará salida a las aguas residuales de la Zona Metropolitana del Valle de México y además permitirá darle mantenimiento al emisor central o drenaje profundo de la capital del país que se encuentra saturado y que en épocas de lluvias provoca inundaciones.