Empresas

Inteligencia mexicana indispensable para
John Deere

La empresa destina tres millones de dólares diarios para investigación y desarrollo, siendo México uno de sus principales receptores, enfocándose en su planta de Torreón, donde fabrica motores. 
Gabriela Chávez/ Corresponsal
10 agosto 2014 17:5 Última actualización 10 agosto 2014 17:5
Tractores John Deere

Tractor John Deere (Tomada de http://www.deere.com.mx/)

GUADALAJARA, Jal.- México es uno de los principales receptores de los tres millones de dólares diarios que la empresa John Deere invierte en investigación y desarrollo en el mundo.

Casi 25 por ciento, cerca de 750 mil dólares diarios, van enfocados a motores donde nuestro país juega un papel muy importante pues la principal fábrica de la firma y “la más avanzada tecnológicamente” se localiza en Torreón, siendo los motores “el corazón” de los equipos de esta marca, indicó Enrique Márquez, Gerente Divisional de Ventas Pacífico-Centro.

Las inversiones en investigación en este rubro son para genera motores más eficientes, menos contaminantes y compatibles con todas las transmisiones de la maquinas producidas por la firma, agregó.

“Mucho de ese presupuesto se invierte en México porque hay confianza en nuestro país. La empresa no sólo cree en la mano de obra también en el talento. Hay áreas de ingeniería de productos comercializados en otros países desarrollados por talento mexicano” añadió el directivo que mencionó el caso de los motores y arneses.

Como mercado la empresa de productos agrícolas también apuesta al potencial de México, pues no descarta que la reforma al campo permita avanzar en nuevas formas de producción basadas en “agricultura de precisión”, con lo cual la firma prevé aumentar entre uno y dos puntos más su participación de mercado, indicó por su parte Osvaldo Cervantes, Gerente de Marketing para México y Centroamérica de la firma.

Actualmente la marca tiene cerca de 50 por ciento del mercado mexicano de tractores en el país, cuenta con 160 puntos de venta con talleres de mantenimiento y en el área de producción ha ido creciendo convirtiendo a México en “un país estratégico”, indicó Raúl Ozuna, Gerente Divisional de Ventas Golfo-Sureste.

Hace algunos años sólo estaba la planta de implementos en Monterrey y la de ensamble de tractores en Saltillo. Hoy cuenta con operaciones en otros puntos, como Ramos Arizpe, Coahuila donde se fabrican cargadores frontales que antes se producían en Canadá, además de plantas de manufactura de cabinas y de otros componentes en el país.