Empresas

Ingresos de vivienderas subirán hasta 18% en 2018, prevé Moody’s

Según la agencia calificadora, el aumento en los ingresos se deberá a que se espera que los mercados se estabilicen y el éxito en las ventas del próximo año.
Francisco Hernández
04 diciembre 2017 15:35 Última actualización 04 diciembre 2017 15:36
Departamentos (Cuartoscuro)

Departamentos (Cuartoscuro)

De acuerdo con un reporte emitido este lunes por la agencia calificadora Moody’s, los ingresos de las empresas edificadoras de vivienda en México se incrementarían hasta 18 por ciento en 2018 respecto al cierre esperado para este año, porque se prevé que el mercado recupere estabilidad y que el enfoque a vender a segmentos más altos rinda frutos a estas compañías.

“La perspectiva estable refleja que los ingresos crecerían hasta 18 por ciento en 2018, en tanto que el margen bruto quedaría ‘flat’ entre 25 y 28 por ciento. Los recortes federales a los subsidios se han visto mitigados por una mayor diversificación por parte de las vivienderas calificadas, por lo que se reduce la dependencia al gobierno frente a las elecciones del próximo año”, detallan en el documento.

Hacia el cierre de 2017, se prevé que los ingresos de las constructoras de vivienda queden en alrededor de 20 mil 645 millones de dólares, que significará un aumento de alrededor de 10.4 por ciento respecto a 2016.

La agencia destaca el trabajo hecho por el Infonavit, que apoyó a la industria con el incremento de casi 70 por ciento al monto máximo que presta a sus derechohabientes, que ayudó a impulsar el cada vez más grande negocio de casas en los niveles medio y residencial (con valor de más de un millón de pesos).

Por empresa, Moody’s destaca el caso de Ara y Cadu. “(Ara) es la viviendera de mayor relevancia en México y cuenta con una estrategia conservadora de crecimiento y políticas financieras prudentes. La empresa cuenta con un apalancamiento bajo y dinero en mano, lo que la deja en un perfil de soporte líquido”.

De Cadu se destaca su diversificación gradual a casas de mayor costo, que para 2017 pasó de 7.1 por ciento del mix de ventas al 12 por ciento.