Empresas

Infonavit ‘retiene’ terrenos con valor de
11 mil 214 mdp

El organismo guarda esta reserva desde la época en que edificaba. Cuenta con 2 millones 323 mil 752 metros cuadrados de tierra en distintas entidades, con esta superficie se pueden construir cerca de 39 mil casas de 60 m2 cada una.
Claudia Alcántara
14 mayo 2014 20:7 Última actualización 15 mayo 2014 5:0
Infonavit (Edgar López)

(Edgar López)

El Infonavit no sólo posee casas abandonadas, también tiene en su poder 2 millones 323 mil 752 metros cuadrados de terrenos ociosos en los que podrían construirse alrededor de 38 mil 729 casas, que representan las ventas de tres años de Corsorcio Ara.

Los terrenos representan activos por 11 mil 214 millones de pesos, según el Estado Financiero Infonavit 2013.

Aunque han pasado más de 2 décadas desde que el organismo de vivienda concluyó su etapa como constructor, aún posee reserva territorial en las principales ciudades de México, la cual es un remanente de la bolsa de terrenos que adquirió de 1972 al 1992, explicaron expertos.

Tan sólo en la Ciudad de México existen 22 mil 878 metros cuadrados de reserva, distribuidos en tres grandes terrenos, localizados uno en la delegación Iztapalapa, otro en Coyoacán y uno más en el Centro Histórico, el cual tiene locales comerciales construidos, pero vacíos.

El organismo aseguró que desarrollará esta reserva para detonar su programa de renta de vivienda, sin embargo, constructores señalan que estos terrenos no son atractivos para la edificación, debido a que algunos están invadidos, se encuentran en medio de litigios o están siendo ocupados con otros fines. De igual forma, sus precios llegan a ser tan altos que imposibilitan la construcción de vivienda social.

Lidya Álvarez, directora de la desarrolladora de vivienda Grupo Procsa, refirió que esa reserva proviene de la época en que el Infonavit compraba tierra.

La mayoría de esos terrenos se compraron en acuerdos y convenios con sindicatos, así era como se otorgaban los créditos antes, entonces lo que habría que ver es si esos convenios ya liberaron las tierras y en qué situación legal se encuentran”, expuso Álvarez.

A finales de 1973, el instituto logró constituir una reserva de 19 millones de metros cuadrados de tierra en todo el país.

Con el paso del tiempo y una vez que dejó en manos de constructoras de vivienda la edificación de casas y departamentos, para sólo dedicarse al financiamiento, fue vendiendo los terrenos. Del total de reserva que conserva al día de hoy el Infonavit, poco más de 2 millones se concentran en cuatro estados: Nuevo León; Veracruz; Sinaloa y Tamaulipas.

El Infonavit reconoce en su estado financiero que existen terrenos que se encuentran invadidos o en proceso de regularización, por lo que la administración reserva el total del valor en libros.

Manuel García, vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda, Valle de México, dijo que pese a que algunos de estos terrenos pudieran ser viables para construir al estar dentro de ciudades, el Infonavit no los libera a un precio subsidiado, lo cual imposibilita realizar vivienda económica.

El Infonavit fue cuestionado al respecto, pero al cierre de la edición no respondió.

ARRASTRA TAMBIÉN CARTERA VENCIDA DE CONSTRUCTORES

Antes Infonavit construía la vivienda. Al igual que la reserva territorial, el Infonavit posee cartera vigente de los créditos de Línea 1, hoy en desuso, los cuales incluían préstamos para que desarrolladores edificaran conjuntos de vivienda.

Actualmente, esta cartera equivale a más de 51 mil millones pesos, lo cual llega a superar otras líneas de crédito vigentes, como la autoconstrucción y remodelación.

Además, reporta una cartera vencida del 10 por ciento, también superior al 6.45 por ciento de la morosidad total del Infonavit.

“No existe ninguna Línea 1 vigente, lo que existe es la cartera. Pero sí usted obtuvo un crédito en el 75 y no lo ha terminado de pagar, ahí está vigente todavía”, comentó Arturo López, presidente de la Comisión de Vivienda de Coparmex.

En sus primeros años de operación, el instituto daba créditos directamente a las desarrolladoras para que construyeran las viviendas que posteriormente daría vía financiamiento a los derechohabientes. Estos créditos sólo se concedían por licitación.

El Infonavit dejó de dar este fondeo a raíz de la modificación de las reglas de operación del 24 de febrero de 1992.

“La ley del Infonavit cambia en el 92, cuando desaparece la Línea 1, que era desaparecer al Infonavit constructor”, relató Enrique Vainer, director general de Sadasi.

Entre 2009 y 2011 el Infonavit se deshizo de 69% de sus reservas territoriales, pero desde hace tres años sólo ha desincorporado 5.8%.