Empresas

Impulsa clase media a departamentales

10 febrero 2014 5:1 Última actualización 13 agosto 2013 5:18

[Cuartoscuro]


 
 
Miguel A. Pallares
 
 
Las cadenas departamentales resistieron la desaceleración del consumo en México. Apoyadas por sus estrategias de promoción y el gasto de la clase media, sus ventas a tiendas comparables aumentaron 6.2% en el primer semestre del 2013, casi cuatro veces el crecimiento de la economía en el mismo lapso.
 
 
En sentido contrario, las tiendas de autoservicios disminuyeron su ritmo de crecimiento en el periodo enero-junio de 2013, al registrar un incremento de apenas 0.3%, de acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD).
 
 

“Las tiendas departamentales han implementado diferentes programas exitosos de meses sin intereses y promociones especiales con las que han atraído clientes. De esta forma han capoteado mejor el temporal. También hay que tomar en cuenta el nivel socioeconómico al que van dirigidas, pues es más resistente a las bajas económicas”, dijo en entrevista Vicente Yáñez, presidente ejecutivo de la ANTAD.
 
 
Liverpool, la cadena de tiendas departamentales más grande del país por ingresos, registró un crecimiento de 5% en sus ventas comparables de los primeros seis meses del año y de 10% en ingresos totales. Por su parte, El Palacio de Hierro destacó en su reporte del segundo trimestre del año que tuvo un sólido desempeño en prácticamente todos sus formatos de negocio, así como en los ingresos de la división de crédito, como resultado de las estrategias comerciales implementadas.
 
 

Sus ventas totales aumentaron un promedio de 8%.
 
Carlos González, director de Análisis y Estrategia de Monex, explicó que la gran parte de las tiendas departamentales van dirigidas a la clase media y, al parecer, este segmento estuvo más estable en comparación con el de menores ingresos.
 

Afecta disminución en remesas
 

Walmart, la mayor cadena minorista del país por número de unidades y ventas, reportó un crecimiento promedio de 1.4% en el primer semestre de 2013, el cual atribuyó a una desaceleración de la economía, donde la población de menores recursos fue la más afectada.
 
 
“El menor nivel de remesas afecta de manera importante al consumo, especialmente a los sectores de menor poder adquisitivo, ya que disminuye la capacidad de compra de las familias”, comentó Rafael Matute, vicepresidente y director de Administración y Finanzas de Walmart. Se estima que el PIB del primer semestre de 2013 creció 1.7% (con base en datos del Banxico), una tasa inferior a la registrada el mismo periodo del año pasado, cuando aumentó 4.7% a tasa anual, según del Inegi.