Empresas
caso de estudio

Imprime tu 'mini-me' 
en 3D, mientras
tomas un café

Con una inversión de 2 millones de pesos, Rodrigo Perez y socios de Argentina, fundaron el 3D Lab Fab & Café en México, un negocio donde los clientes pueden tomar algo y platicar, mientras imprimen en tercera dimensión el objeto que quieran. 
Stephanie Cuevas
06 octubre 2014 22:55 Última actualización 08 octubre 2014 4:55
3D Lab Fab & Café (Edgar López)

El producto más demandado en el negocio es el ‘mini-me’, una réplica a escala de una persona o hasta de su mascota. (Edgar López)

Los cafés internet tal y como funcionan hoy en día pronto pasarán a la historia, ahora, en 3D Lab Fab & Café usted puede tomarse un capuchino y fabricar desde un florero, hasta una versión en miniatura de usted mismo.

Con el lema “Lo hacemos posible”, el negocio trae a la colonia Roma lo que el fundador Rodrigo Perez llama “la tercera revolución industrial”, la impresión 3D, en donde la idea es tener esta tecnología disponible para todos y no sólo para las grandes industrias, como hasta ahora ocurría.

Aunque la impresión 3D existe desde hace más de 25 años, el concepto de democratizarla surgió en Argentina en 2013 y en septiembre de este año llegó a México, con el proyecto de Perez y el apoyo de sus socios argentinos.

La experiencia que ofrece 3D Lab Fab & Café es comer, tomar algo y platicar, mientras imprime y observa el proceso, pues las impresoras son abiertas.

Para imprimir en 3D no se necesita ser experto, sólo se necesita tener la idea, en 3D Lab Fab & Café se puede sentar con los diseñadores a trabajarla, primero en dos dimensiones y después modelarla en tercera dimensión para finalmente imprimirla.

Es un sistema en que convertimos bits en átomos

Los materiales que se utilizan para imprimir son plástico y un polvo que se convierte en yeso; se puede imprimir lo que sea, el tamaño máximo es 20x20x20 centímetros, aunque se podría imprimir una pieza más grande por módulos para después armarse.

“Hay muchas aplicaciones para la impresión 3D, antes estaba dirigida a la industria; por ejemplo en la automotriz lo que hacen con estas máquinas es imprimir autopartes; en 3D Lab Fab nos dirigimos al cliente final, lo iniciamos como herramienta de marketing, pero se puede usar para cualquier cosa, incluso la empresa ha donado prótesis de manos”, explicó Julieta Aranguiz, directora de Marketing y Comunicación de 3D Lab Fab & Café.

El producto estrella de 3D Lab es el ‘mini-me’, una réplica a escala de una persona o hasta de su mascota.

Mediante un escáner puede inmortalizar algún momento de su vida como el embarazo o recordar a su bebé de recién nacido, incluso hemos hecho figuras de perritos

El precio se maneja por hora de impresión, que es de 200 pesos, aunque también depende del material con el que se trabaja. Por ejemplo, el ‘mini-me’ del tamaño de una lata de refresco tarda alrededor de cuatro horas en imprimirse y tiene un costo de 650 pesos.

El local cuenta con seis impresoras de tres tipos: las caseras que tienen un precio de alrededor de mil 500 dólares, que imprimen en plástico; las medianas que son para prototipos que rondan los 4 mil dólares; y por último está la más grande, para prototipos mayores y que también se utiliza para el ‘mini-me’, que cuesta 60 mil dólares, pesa 200 kilos e imprime en yeso.

Además de la impresión 3D, el negocio ofrece escaneo, alquiler de equipos, servicio técnico para impresoras, modelado y cursos.

1
Más que café e internet

Negocio: Impresión 3D
Servicios: Impresión, diseño, modelado, alquiler de máquinas, cursos básicos y avanzados
Fundación: 2014
Inversión: 2 mdp
Número de impresoras: 6
Unidades: Argentina y México
Próximas aperturas: Argentina, Brasil y Paraguay
Costo de franquicia: 35,000 dólares

3D Lab Fab & Café