Empresas

Recomiendan no 'ensuciar' terreno de AICM con intereses políticos

Especialistas coincidieron en que se deben revisar los procesos de transición política para evitar que se modifiquen aspectos cruciales en el proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.
Everardo Martínez
22 septiembre 2015 15:33 Última actualización 22 septiembre 2015 20:23
Presentan plan ambiental e hídrico para el nuevo AICM

Semarnat y Conagua presentaron el plan maestro ambiental y el plan hídrico de construcción del nuevo AICM; el proyecto operará con energía 100 por ciento limpia a partir del año 2020 y usará 100 por ciento de aguas residuales.

CIUDAD DE MÉXICO.- Sea cual sea el proyecto posterior al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), especialistas recomendaron no ‘ensuciar’ el proceso con intereses políticos, ni procesos de transición de los gobiernos.

En su participación en el Foro Internacional La Gran Transformación Urbana: Aeropuerto y Ciudad, Eduardo Dousdebés, exsecretario de Desarrollo Productivo de Quito, Ecuador, señaló que para evitar que el proyecto se alargue, se detenga o cambie sus objetivos, debe quedar claro ante los actores involucrados, incluyendo los políticos.

“Se trata de un proyecto de largo alcance y si no queda claro desde el comienzo, en una transición se pueden modificar aspectos cruciales. En Quito hubo un cambio de alcalde y no se replanteó otro final de la obra”, destacó Dousdebés.

En la capital de Ecuador el antiguo aeropuerto fue cerrado en 2013 y se convirtió en un parque y centro cultural y continúa la construcción de lagos y estanques.


Víctor Godínez, académico de la UNAM, agregó que en el caso mexicano, el proyecto se debe cuidar, pues vendrá una transición presidencial, así como de jefatura de gobierno y no hay certeza de que el mismo partido continúe.

“Estos procesos se pueden ensuciar si las cosas no quedan claras o si no se consideran los intereses económicos o políticos, lo cual termina en perjuicio de la ciudad, principalmente de la zona en cuestión”, agregó el especialista.

David Colligan, gerente de expansión del Departamento de Desarrollo Económico de Austin, en Texas, recomendó que para no afectar cualquier proyecto en los terrenos del AICM se necesitará transparencia y participación ciudadana.

“El tema es complicado porque es de interés general, debe haber participación ciudadana, transparencia y liderazgo, recibir a la gente que proteste e informar”, dijo Colligan.

Sobre la situación de las transiciones tanto del gobierno federal como del Distrito Federal, Colligan aconsejó en los próximos años involucrar a los actores más importantes cuando más se acerquen las elecciones y así tratar de limar las diferencias para que el proyecto no sea afectado.

El aeropuerto de Austin estuvo sin uso más de cinco años y en 2007 se aprobó el plan para convertirlo en un desarrollo inmobiliario que incluye zonas hospitalarias y educativas.

Gerhard Steindorf, gerente del proyecto de conversión del aeropuerto de Tempelhof en Berlín, Alemania, dijo que para evitar afectaciones en 2018 se tiene que aprovechar el tiempo y elaborar un proyecto ejecutivo con las reglas a seguir.

“Aunque no se puede asegurar, lo ideal es lograr en ese tiempo un acuerdo general entre partidos políticos sobre el proyecto”, comentó en entrevista. Además recomendó que debe haber un acuerdo entre el Gobierno Federal y el de la Ciudad de México para que el proyecto se pueda coordinar mejor.

En 2010 el aeropuerto de Tempelhof se convirtió en parque.

"Estos procesos se pueden ensuciar si las cosas no quedan claras o si no se consideran los intereses económicos o políticos, lo cual termina en perjuicio de la ciudad, principalmente de la zona en cuestión", agregó el especialista.