Empresas

Importaciones pegan a la industria mexicana del plástico

El valor del sector cayó 1% por primera vez en 5 años como consecuencia de un alza en las importaciones, derivadas de la deficiente oferta petroquímica básica para la producción local. Algunas de las firmas afectadas son Alpek y Cydsa.
Axel Sánchez
01 junio 2014 22:4 Última actualización 02 junio 2014 5:0
Botellas de plástico. (Bloomberg/Archivo)

Industria del plástico

La gran entrada de productos del exterior, consecuencia de la insuficiente oferta de petroquímica básica necesaria para la producción interna, ha puesto a la industria nacional del plástico en una situación que no vivía desde hace cinco años.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2013 el sector del plástico y hule tuvo una reducción de 1.1 por ciento en su valor, algo que no sucedía desde la crisis económica de 2009, pues su crecimiento promedio anual era de13 por ciento.

Esta tendencia logró revertirse en el primer trimestre del 2014, periodo en que la industria avanzó 7.7 por ciento, sin embargo, este ritmo está muy lejos del aumento promedio de 16 por ciento de años anteriores. Alejandro Llovera, presidente de la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ), explicó que la generación de materia prima nacional es necesaria para que el área de transformación pueda mejorar su valor.

“En México, los dos grandes productos con los que se cuenta son el polietileno y polipropileno. En estos dos plásticos somos importadores netos; por ejemplo, en polipropileno ingresan al país un millón 200 mil toneladas, mientras que la producción nacional es 400 mil toneladas”, reveló.

En el caso de polietileno, el mercado es de 2 millones de toneladas al año, de las cuales, se importa el 75 por ciento. Por eso urge la puesta en marcha de nuevos proyectos que incentiven la producción nacional de petroquímica básica.

“El proyecto Etileno XXI puede ayudar a revertir la tendencia”, comentó Llovera, quien también es director del área de polipropileno de Alpek, la subsidiaria química del conglomerado Alfa. La situación que atraviesa la industria se ha reflejado en las principales empresas del sector. Alpek, principal productora de poliéster (que sirve para fabricar bolsas, botellas, ropa, calzado, entre otros) informó en su reporte del primer trimestre de 2014 que tuvo una reducción de 22 millones de dólares en el valor de sus inventarios, algo inédito para la compañía.

En el periodo enero-marzo del 2014, produjo 746 toneladas de poliéster, 2.6 por ciento menos que en igual periodo del año pasado. Cleantho Leite Filho, director Comercial y de Desarrollo de Negocios de la brasileña Braskem-Idesa, dejó ver que esta situación ha sido aprovechada por los importadores, quienes han logrado cubrir el consumo nacional con producto proveniente de Estados Unidos y de naciones asiáticas como China.

“Lo que vemos es que el mercado de resinas plásticas no creció en 2013, y el primer trimestre de 2014 sigue lento. Nos preocupa un poco y parte de esa falta de crecimiento tiene que ver con el incremento de la demanda, lo cual está generando un aumento de importaciones de productos plásticos transformados. La mayor demanda local de resinas debe propiciar nuevas operaciones de empresas transformando plástico”, explicó el ejecutivo.

La firma química Cydsa es otra de las que se ha visto afectada por la importación de telas sintéticas de China, pues en los primeros tres meses del 2014 su producción se redujo 21 por ciento.

Antonio Carrillo Rule, director general de Mexichem, confió en que habrá una mejora en el segundo trimestre del año, debido a que se pondrá en marcha el Plan Nacional de Infraestructura (PNI), el cual impulsará el uso de plásticos para la construcción. “Nuestro principal mercado es el sector de construcción, ya sea infraestructura o vivienda, sectores que sufrieron una contracción enorme, y cuando pasa eso hay una pelea brutal por el negocio y eso hace que haya un ambiente muy complicado”, expuso el directivo en una entrevista con EL FINANCIERO.

REFORMA ENERGÉTICA, EL OTRO CATALIZADOR

La reforma energética modificará el panorama de la industria del plástico y hule nacional, debido a que generará una oferta importante de petroquímica básica y con ello, mayor disponibilidad del producto en México, consideraron los industriales.

“Si llegáramos a cubrir la demanda nacional con la reforma energética, las empresas del sector bien podrían estar creciendo a tasas mayores de 6 por ciento, lo importante es tener mercado y México es uno muy grande”, dijo Alejandro Llovera, presidente de la ANIQ.

En Braskem-Idesa prevén aumentar su presencia en petroquímica básica tras las modificaciones constitucionales, por lo que sólo esperan la aprobación de las leyes secundarias para poder explorar nuevos campos de acción.

“Analizamos nuevas oportunidades, el campo petroquímico básico se va abrir sin duda alguna y lo que vemos es que hay más producción de gas y petróleo”, resaltó Roberto Bischoff, director general del grupo.

Francisco de Caso, presidente de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC), dijo que los beneficios de la reforma energética impactarán de manera positiva a las más de 4 mil 500 empresas de la industria del plástico en el corto plazo, gracias a la posibilidad de compra-venta de energía eléctrica entre particulares.

“vilumen_de_produccion"