Empresas

IMP diseña sistema para reusar aguas negras en Pemex Refinación

10 febrero 2014 4:51 Última actualización 04 agosto 2013 16:56

 [Bloomberg] 


 

Notimex
 
El Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) diseñó un sistema para reusar aguas negras en refinerías a cargo de Pemex Refinación, entre ellas las de Salamanca y de Ciudad Madero.

La institución expuso que la industria de refinación requiere prevenir y controlar la contaminación del ambiente, preservar los recursos naturales, y racionalizar cada vez más el uso del agua, ordenando su integración al entorno de sus centros de trabajo.

Por ello, el IMP diseñó en 1992 el sistema Agua Mejor, en la refinería "Ing. Antonio M. Amor", donde parte del agua residual de la ciudad de Salamanca alimenta al sistema de tratamiento de la refinería, en lugar de descargarse al río Lerma.

El efluente resultante se emplea como repuesto de las torres de enfriamiento de la refinería Antonio M. Amor, añadió en un comunicado.

Pemex Refinación planteó un esquema similar para la Refinería Francisco I. Madero de Ciudad Madero, Tamaulipas, donde se consideró el agua municipal de las ciudades de Tampico y Madero como una fuente potencial de suministro de agua que, apropiamente tratada, puede reusarse para mitigar las demandas en las torres de enfriamiento de la refinería.

Con base en lo anterior, en 2003 la Gerencia de Ingeniería de Proceso de la Subdirección de Producción de Pemex Refinación solicitó al IMP la ejecución de los trabajos de "Caracterización de aguas negras urbanas de Tampico y Ciudad Madero, y desarrollo de bases de usuario para la planta de tratamiento".

En la primera etapa, apuntó, la Dirección de Seguridad y Medio Ambiente del IMP se encargó tanto de cuantificar el volumen de agua residual, como de realizar su caracterización fisicoquímica y bacteriológica en el colector municipal que conduce las aguas negras de las dos áreas urbanas.

En la segunda etapa, el desarrollo de las Bases de usuario era necesario conocer las opciones técnicas para el tratamiento disponibles, confiables y probadas a nivel internacional, y así establecer el diseño conceptual para determinar las operaciones unitarias, tipo de proceso y tecnologías más adecuadas para integrar la planta de tratamiento de aguas negras, anotó.

El IMP destacó que un proyecto de este tipo tiene varias ventajas desde el punto de vista ambiental: se reducen tanto el consumo de agua fresca empleada por la instalación, como el volumen de aguas negras urbanas que se descargan en los cuerpos receptores.

Además, es menor la carga de contaminantes en el agua, lo que reduce también los efectos negativos en el medio acuático, expuso.