Empresas
Caso de Estudio

Imaginarium conquista
a los niños de México

La juguetería española Imaginarium, con 22 años en el mercado, llegó a México hace siete y ya representa el 60% de los ingresos de la empresa en América Latina, su secreto: se adapta a su joven mercado con juegos para bebés, hasta tablets para preadolescentes.
Raquel Rivas
29 octubre 2014 0:7 Última actualización 30 octubre 2014 4:55
Imaginarium

Lucas Barcells, director regional de la empresa en América, señaló que México es una de sus filiales más rentables. (Edgar López)

La española Imaginarium invita a entrar a los más pequeños del hogar a través de una puerta hecha a la medida para ellos. Lo más curioso es que muchos mayores miran de reojo el pequeño pórtico azul con cierta nostalgia y los más aventados se atreven a atravesarla.

Una vez que cruzas el umbral de Imaginarium, parece que has llegado a la mismísima fábrica de juguetes de Santa Claus en Laponia. Los juguetes están perfectamente colocados y parece que brillan mientras te invade un olor dulce, que sólo te hace pensar en comer algodón de azúcar.

Su ícono se llama Kiko Nico, un pequeño oso de peluche suave e imperfecto, con una oreja más grande que la otra, que intenta inculcar a los niños la idea de que ser distinto, no tiene que ser un problema.

La tienda está cargada de valores positivos para los niños, como el personaje de Cristina, que es una niña china adoptada u Óscar, que es de raza negra.

La compañía dedicada a la venta de juegos educativos lleva en México siete años y el país hoy representa el 60 por ciento de su mercado en América Latina.

“México es de las filiales más rentables para la compañía y es una de las filiales que se tienen muy en cuenta, se cuida mucho y se invierte en ella“, dijo Lucas Barcells, director regional de América para la firma de juguetes.

La cadena, al mando de Félix Tena, fue fundada en 1992 y cuenta con 348 puntos de venta en 28 países, como Portugal, Italia, España, Irlanda, Francia, Hong Kong, entre otros.

Imaginarium se centra en ofrecer productos para niños desde antes de nacer y hasta los 12 años, por lo que uno puede ver desde juguetes de estimulación temprana, como sonajeros o libros de tela que hacen ruido, hasta tablets de última generación.

Imaginarium prioriza un target de público basado en familias que se preocupan por la educación de sus hijos y que buscan juguetes educativos, didácticos y de calidad

La estrategia a corto plazo de la empresa consiste en conquistar también a los preadolescentes y para ello han desarrollado Imaginieer, una plataforma online con la que cualquiera puede producir su juguete a través del diseño de coches y joyas, que posteriormente se fabrican con impresoras 3D y son enviadas a domicilio.

La firma cuenta con 16 tiendas en México, que año con año crecen en su facturación a ritmos de 12 por ciento, debido a su adaptación a las tendencias de consumo del sector, dominadas por los productos tecnológicos y de las cuales, cinco son franquicias.

La española tiene presencia en el Distrito Federal, Guanajuato, Jalisco, Michoacán y Veracruz.

El directivo estimó que las ventas de Navidad representan para la firma entre 45 y 50 por ciento de los ingresos totales.

Aunque no quiso revelar el porcentaje, Barcells afirmó que para esta temporada, la matriz decidió bajar de manera notable el precio de los juguetes en México para llegar a más personas.

“Hemos bajado los precios de manera que la gente lo notase porque creemos que podemos llegar a más hogares”, dijo.

1
Pequeño gran negocio

Giro: Juguetes educativos
Fundación: 1992
Target: Niños de cero a 12 años
País de origen: España
Número de productos: 2,000
Estrategia: Dos veces al año cambia 800 referencias de juguetes
Tiendas en el mundo: 348
Tiendas en México: 16
Franquicias en México: 5
Inversión inicial en franquicia: 1 millón 200 mil pesos
Recuperación de la inversión: 2 años

Imaginarium