Empresas

IFT emprende proyecto
de desregulación en telecomunicaciones

En su primer informe trimestral, el instituto, indicó que buscará eliminar aquellas obligaciones a las que estén sujetos los concesionarios y que no generen valor agregado a la prestación del servicio.
Ramiro Alonso
16 febrero 2014 20:44 Última actualización 17 febrero 2014 5:0
  [El IFT detectó su uso clandestino en tres ciudades del país. / Bloomberg] 

[El Pleno del Senado tiene cinco días para ratificar a los aspirantes al IFT y a la CFCE. / Cuartoscuro / Archivo]

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) puso en marcha un proyecto normativo para desregular y simplificar la presentación de obligaciones a cargo de los operadores, el cual podría representar ahorros superiores a 5 y 10 por ciento a la industria en comparación con lo que hoy se paga, de acuerdo con directivos del ramo.

Con la finalidad de hacer más eficiente las facultades del IFT, es necesario identificar la totalidad de obligaciones a las cuales se encuentran sujetos los concesionarios y permisionarios de telecomunicaciones, de forma que se puedan depurar aquellas que no generen valor agregado a la prestación del servicio o al Instituto, informó el regulador en su primer informe trimestral de labores 2013.

A decir de Instituto, el regulador tiene la facultad de supervisar y verificar el cumplimiento de las obligaciones establecidas en los títulos de concesión, permisos y autorizaciones otorgadas a los diferentes tipos de operadores que prestan servicios de telecomunicaciones.

Salomón Padilla, vicepresidente de la Asociación de Telecomunicaciones Independientes de México (ATIM), dijo que esta es una materia pendiente en las tareas del IFT, dado que hasta ahora la industria tiene que pagar altos costos por cumplir con sus obligaciones legales.

Explicó que un concesionario puede incurrir en gastos alrededor de 30 mil pesos mensuales para asegurar el cumplimiento de sus obligaciones hacia el regulador, que sobre todo se relacionan con el envío de información de tipo estadístico.

A pesar de que los concesionarios mandan información al Instituto, el regulador no cuenta con una base de datos que permita a los empresarios del ramo tomar decisiones de manera informada en torno a la situación de la industria.

No sólo eso, dijo Padilla, es necesario que los trámites ante el IFT sean de manera electrónica, a través de formatos bien definidos con la idea de generar ahorros a los concesionarios.

LAS RECOMENDACIONES

A decir de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los mecanismos de evaluación del desempeño de los reguladores en México en buena parte son inexistentes.

Si ha de fortalecerse la independencia de las autoridades reguladoras, esto debe contrarrestarse con mecanismos de rendición de cuenta más eficaces.

En general, es necesario tener en cuenta tres aspectos para equilibrar la independencia de un regulador con su obligación de rendir cuentas: crear estructuras de gobernanza adecuadas, diseñar un sistema idóneo de apelaciones que también defina qué autoridades oirán apelaciones; e instituir un diálogo entre reguladores, por un lado, y el congreso y los ciudadanos, por el otro, para fomentar la confianza institucional en los organismos reguladores, de acuerdo con el organismo internacional.