Empresas

IDEAL, la constructora
de Slim, es la más apalancada del sector 

De las empresas del sector de construcción que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, IDEAL de Carlos Slim, es la compañía con mayor nivel de apalancamiento. Su deuda neta sumó 64 mil 200 millones de pesos al cierre de 2014, lo que representa 10 veces su generación de flujo de operación.
Ana Valle
16 marzo 2015 18:15 Última actualización 17 marzo 2015 4:55
construcción

IDEAL construyó la Autopista Urbana Sur y Carso Infraestructura la ampliará. (Cuartoscuro)

Impulsora del Desarrollo y el Empleo en América Latina (IDEAL), la empresa de infraestructura de Carlos Slim, es la compañía con mayor nivel de apalancamiento entre las firmas del sector que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), además genera poca liquidez y tiene una alta exposición a los derivados.

Al cierre de 2014, la deuda neta de IDEAL representó 10 veces su generación de flujo de operación, con lo cual superó a ICA, que tiene una razón de 7.6 veces, y se ubicó muy por arriba de Pinfra, que registró 0.8 veces su deuda neta a EBITDA, de acuerdo con datos de las empresas.

La deuda neta de IDEAL sumó 64 mil 200 millones de pesos al cierre del año pasado y casi el 92 por ciento estuvo asociado al desarrollo de nuevos proyectos, como fue el caso del Libramiento de Mazatlán, obra que se puso en operación en diciembre del 2014.

Armelia Reyes, analista de construcción de Signum Research, dijo que con el nivel de apalancamiento de IDEAL, los vencimientos a corto plazo no son el mayor problema, ya que en promedio la deuda tiene una edad de 17 años, no obstante, la generación de liquidez sí representa un riesgo.

“Uno de los principales riesgos de la compañía es la liquidez, tanto para operar en el corto plazo, como para enfrentar sus pasivos menores a un año. La compañía ni siquiera cuenta con el efectivo para cubrir su capital de trabajo neto”, comentó Reyes.

La ‘prueba del ácido’, que se refiere a la razón entre el efectivo y el capital de trabajo de la empresa, es de 0.64 veces, de acuerdo con cálculos de la experta en el sector de la construcción, aunque el nivel mínimo aceptable es de 1.

A diferencia de otras constructoras que cotizan en la BMV, IDEAL es una controladora de acciones y son sus subsidiarias las que se dedican a la construcción, administración y conservación de proyectos, así como de servicios de telepeaje, explica en su último reporte anual enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

La empresa inició operaciones en el 2005, a raíz de la escisión de activos de infraestructura de Grupo Financiero Inbursa; arrancó con un portafolio de tres concesiones carreteras y 10 años después tiene 14, otras cinco en construcción y una cartera de activos que asciende a los 86 mil 500 millones de pesos, que además de autopistas tiene centros penitenciarios, plantas de energía hidroeléctrica, de tratamiento de agua y terminales multimodales de transporte, detalla el documento enviado a la BMV.

En los últimos cinco años, el nivel de apalancamiento de IDEAL se ha incrementado al pasar de 6.8 a 10 veces, derivado de un aumento de 400 por ciento en el monto de su deuda neta (pasivo con costo menos caja).

Los elevados niveles de deuda han sido castigados en el mercado. Tras alcanzar máximos de 12 meses, en 45.57 pesos por acción en octubre de 2014, al cierre del viernes pasado, los títulos de la constructora dirigida por Alejandro Aboumrad González, habían caído 20 por ciento, a 36.50 pesos.

RIESGO EN DERIVADOS

Armelia Reyes destacó que aunado al fuerte incremento que ha tenido la deuda de IDEAL, hay otro factor de riesgo para la compañía: los instrumentos derivados.

“Al cierre de diciembre pasado, IDEAL registró un pasivo por instrumentos financieros derivados de 5 mil 651 millones de pesos, que representan el 34 por ciento de los pasivos de corto plazo y que resultan de la valuación de los swaps con fines de negociación y en los que la compañía tiene una posición perdedora”, dijo Reyes.

De acuerdo con los estándares contables, estos instrumentos no funcionan en su mayoría como cobertura, sino como instrumentos de negociación o especulativos, explicó la analista de Signum Research.

Tan sólo en el último trimestre de 2014, la pérdida por derivados y por cambios en el valor de los instrumentos financieros resultaron en pérdidas netas de mil 239 millones de pesos para la compañía presidida por Marco Antonio Slim Domit, hijo de Carlos Slim Helú.

La empresa no tiene una alta exposición al tipo de cambio, ya que sólo el 9 por ciento de su deuda está en moneda extranjera y sus operaciones en el exterior aún son pequeñas.


Da clic en la imagen para agrandarla

El brazo constructor de Carlos Slim se encuentra en riesgo, debido a su nivel de deuda y su baja generación de liquidez.