Empresas

IBM cumple 100 años en la Bolsa de NY, con rezagos pero optimista

La firma tecnológica ha transformado con éxito su negocio muchas veces, sin embargo este año su acción está 16% más baja, por lo que inversionistas analizan si deben continuar mientras la empresa inicia su segundo siglo en la Bolsa de Nueva York.
Bloomberg
11 noviembre 2015 14:31 Última actualización 11 noviembre 2015 14:32
Edificio de IBM

Pretende IBM llegar a todo tipo de empresas con sus soluciones en tecnologías de la información.

El 11 de noviembre de 1915, exactamente tres años antes del fin de la Primera Guerra Mundial, IBM cotizó por primera vez en la Bolsa de Nueva York –siendo entonces su nombre Computing-Tabulating-Recording Co. En tanto la acción está un 16 por ciento más baja este año, algunos inversores evalúan si las mantienen ahora que IBM inicia un segundo siglo.

IBM no está dando excesiva importancia a su centésimo aniversario este miércoles, que tiene lugar en un momento poco auspicioso. Su acción fue la segunda que más cayó en el Promedio Industrial Dow Jones este año. Desde que IBM se incorporó al índice el 29 de junio de 1979, creció apenas 1700 por ciento en comparación con más de 6000 por ciento para todo el Dow.

“Quedaron al margen de una serie de tendencias”, dijo Ivan Feinseth, director de inversiones en Tigress Financial Partners. “En social, móvil, analítica de datos masivos, nube –en todo IBM intenta ponerse a la par”.

La compañía de 104 años, que sobrevivió a la Gran Depresión, el estallido de la burbuja punto.com y la Gran Recesión, además de una serie de cambios tecnológicos, ha quedado rezagada en la medida que las empresas compran menos computadoras de escritorio y que más datos y servicios informáticos se alojan en otra parte. Habiendo sido el último en llegar a proclamar esta tecnología de nube, IBM registró 14 trimestres seguidos de ingresos en baja.

IBM también gastó demasiado dinero efectivo en recompras de acciones al comienzo de esta década –dinero que la compañía debió utilizar para adquirir empresas en rápido crecimiento o para invertir en desarrollar productos internamente, dijo Vahan Janjigian, director de inversiones en Greenwich Wealth Management, que tiene acciones de IBM.

De todos modos, los inversores realmente de larga data deberían considerar lo siguiente: si usted hubiera comprado una acción de IBM cuando salió a bolsa en Nueva York por primera vez a 47 dólares, ahora tendría 11 mil 879 acciones con un valor de 1.6 millones de dólares, según la empresa. Esto representa un retorno de 3.4 millones por ciento.

IBM tiene sus admiradores, siendo el más visible Warren Buffet, el mayor accionista a través de Berkshire Hathaway Inc. Y no ha parado de aumentar su acumulación de acciones de IBM, aun después de que Berkshire declaró dos mil millones de dólares en pérdidas no realizada sobre la participación en el tercer trimestre.

En épocas anteriores, la compañía transformó con éxito su negocio muchas veces, dos en apenas los últimos 30 años, lo cual explica parte de la fe que inversores como Janjigian y Buffett tienen en IBM.

Para algunos analistas, se justifica tener cierto optimismo, siempre y cuando IBM pueda seguir ganando terreno en la transición que ya está en marcha:

· Probando que puede tener éxito en la tecnología de la nube, lo que significa para IBM vender software además de ayudar a los clientes a establecer una nube para sus necesidades informáticas.

· Vendiendo más software para que éste pase a ser una proporción mayor de los ingresos generales. Esto se debe a que el software es más rentable que otras actividades de IBM como servicios y hardware.

· Estabilizando y eventualmente aumentando las ventas. Wall Street estaría contento con un crecimiento orgánico de 2 por ciento a 3 por ciento en los ingresos, dijo Louis Miscioscia, analista de CLSA.

Sin lugar a dudas, los inversores pueden confiar en obtener efectivo de IBM; ha declarado dividendos trimestrales consecutivos desde 1916 –un año después de haber ingresado en la bolsa de Nueva York. Esto ayuda a evitar liquidaciones masivas de la acción y da a la empresa más tiempo para resolver su transición.