¿Hay un doctor en el avión? Las aerolíneas esperan que no y ésta es la razón
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Hay un doctor en el avión? Las aerolíneas esperan que no y ésta es la razón

COMPARTIR

···

¿Hay un doctor en el avión? Las aerolíneas esperan que no y ésta es la razón

El caso de este pasajero abre el debate de cómo las aerolíneas estadounidenses atienden problemas de salud de las personas en pleno vuelo con tal de no gastar.

Una emergencia médica ocurre una vez cada 604 vuelos: New England Journal of Medicine.

29/05/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En mayo de 2016, Lewis Christman volaba de Chicago a Roma cuando sufrió un ataque de pancreatitis aguda. Se puso en posición fetal en el piso. Pasó las siguientes siete horas sufriendo mientras el avión continuaba su vuelo. Los siguientes tres meses, los pasó en hospitales.

Este mes, Christman presentó una demanda, acusando a United Continental Holdings de ignorar la recomendación de un médico a bordo de desviar el vuelo y no contactar a asesores médicos en Tierra. Fue otra ronda de mala publicidad para United y una que genera escrutinio sobre cómo las aerolíneas estadounidenses tratan a los pasajeros en apuros y la presión por mantener vuelos en el aire.

"Obviamente, hay un costo significativo en aterrizar el avión", dijo David Axelrod, abogado de Christman. "Estamos revisando toda la información sobre este incidente, donde mi pobre cliente se doblaba de dolor y vomitaba y ellos no aterrizaban el avión".

Una emergencia médica pone en movimiento un cálculo a gran altitud con vidas humanas en la balanza. Si bien los pilotos son los que finalmente toman la decisión, las líneas aéreas tienen asesores médicos en Tierra que ayudan a evitar a los voluntarios a bordo, lo que reduce los costosos aterrizajes de emergencia, pero con el potencial de proporcionar decisiones de expertos en tiempo real.

La demanda de Christman busca información sobre el incidente en MedAire, con sede en Phoenix, que brinda asesoramiento médico en vuelo a más de 100 aerolíneas. La portavoz de la compañía Mandy Eddington declinó comentar sobre la demanda o cualquier relación con United.

Paulo Alves, director médico global de salud aeronáutica de MedAire, dijo en una entrevista antes de que se presentara la demanda que su compañía brinda ayuda de médicos con amplia experiencia. Solo un 1.6 por ciento de los vuelos en los que se llama a MedAire es desviado. Dijo que las aerolíneas ven el valor de evitar a médicos que estén a bordo.

"Si el modelo no fuera financieramente interesante para ellos, no nos contratarían", dijo Alves. "Los médicos tienden a recomendar que los vuelos se desvíen más que nosotros, porque por supuesto no quieren asumir la responsabilidad a largo plazo".

Una emergencia médica ocurre una vez cada 604 vuelos y un 7.3 por ciento lleva a desviar el vuelo, según un estudio de 2013 del New England Journal of Medicine. También concluyó que el 0.3 por ciento de las emergencias en los aviones terminan en muertes.

"Es bastante caro desviar un avión, por lo que un capitán debe tener en cuenta una gran cantidad de asuntos", dijo José Nable, profesor asistente de medicina de emergencia en el Hospital de la Universidad de Georgetown y coautor de un documento de 2017 sobre emergencias en vuelo. Perry Flint, vocero del grupo comercial de aerolíneas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, dijo que su organización estima que desviar un vuelo puede costar hasta 200 mil dólares.

Erin Benson Scharra, portavoz de United Airlines, dijo que la compañía está investigando las acusaciones de Christman, pero declinó hablar más sobre desviaciones de vuelos por razones médicas o los asesores que emplea.

Compañías como MedAire, ubicado en la unidad de emergencia del Banner-University Medical Center Phoenix, juegan un papel clave en las decisiones sobre desviar vuelos. STAT-MD, que ofrece un servicio similar y utiliza médicos de la Universidad de Pittsburgh, trabaja con alrededor de 20 compañías aéreas nacionales e internacionales.

La firma señala que reduce los aterrizajes que, de lo contrario, médicos nerviosos en los vuelos recomendarían.