Empresas

Halliburton se declara culpable de destruir pruebas sobre derrame

10 febrero 2014 4:44 Última actualización 25 julio 2013 19:50

  [Bloomberg] 


 
AP

WASHINGTON— Autoridades federales dijeron el jueves que Halliburton Energy Services ha aceptado declararse culpable de destruir pruebas en relación con el derrame petrolero en el Golfo de México en 2010.

El Departamento de Justicia informó en un comunicado de prensa que se presentó información penal en un tribunal federal de Luisiana relacionada con un cargo de destrucción de pruebas.

El comunicado indica que Halliburton ha aceptado pagar la multa máxima, permanecer bajo supervisión durante tres años y seguir cooperando con el gobierno en la investigación penal.

La compañía, con sede en Houston, también hizo una contribución voluntaria de 55 millones de dólares a la Fundación Nacional de Peces y Vida Salvaje.

Halliburton era el contratista cementero de BP en la plataforma petrolera marina que explotó en el Golfo de México en 2010. Una fuga en el pozo de crudo provocó una explosión que dejó un saldo de 11 trabajadores muertos y el vertido de millones de litros de petróleo en el Golfo.

Según el comunicado, Halliburton realizó su propia revisión de los aspectos técnicos del diseño y construcción del pozo y también creó "un grupo de trabajo interno para estudiar la fuga del pozo Macondo, para determinar si el número de centralizadores en el revestimiento final de producción pudo haber contribuido a la fuga".

El revestimiento de producción es una tubería de metal de gran diámetro y peso localizada en el pozo de petróleo y gas natural, indicó el comunicado.

Aproximadamente en mayo de 2010, la compañía ordenó al gerente de proyecto "realizar dos simulaciones computarizadas del cementado final del pozo de Macondo usando el programa Displace 3D de Halliburton para comparar las consecuencias de usar seis o 21 centralizadores", explica el comunicado.

Halliburton había recomendado a BP usar 21 centralizadores en el pozo, pero BP decidió usar seis, indica el comunicado.

Las simulaciones mostraron que había poca diferencia entre usar seis y 21 centralizadores, pero "se ordenó al gerente de programa que destruyera los resultados", afirmaron funcionarios federales.

Pruebas similares se destruyeron en un incidente posterior, en junio de 2010, dijo el Departamento de Justicia.

"Los esfuerzos por recuperar las simulaciones Displace 3D durante el litigio civil y la investigación penal federal por parte de la Fuerza de Tarea Deepwater Horizon (el nombre de la plataforma) resultaron infructuosos", expresa el comunicado. "Al aceptar declararse culpable, Halliburton ha aceptado la responsabilidad penal por destruir las pruebas mencionadas".

Halliburton y BP se culpan una a la otra por el hecho de que el cemento no selló debidamente el pozo de Macondo. Durante un juicio la primavera pasada, BP pidió a un juez federal que sancionara a Halliburton por supuestamente destruir pruebas de que la formulación del cemento pudiera haber contribuido a la fuga.