Empresas

Golofruts gana presencia con modelo de franquicia

La empresa maneja “botanas” o “tentempié” de frutas, nació en el 2010 en Aguascalientes. A la fecha, tiene dos puntos de venta, al norte y sur de la capital hidrocálida, y virtualmente “amarrados” de 5 a 8 en Guanajuato, mediante una franquicia maestra.
María Luisa González/corresponsal
22 junio 2014 17:34 Última actualización 22 junio 2014 17:43
Etiquetas
Golofruts

(Cortesía)

AGUASCALIENTES, Ags.- Golofruts nació en 2010 en la ciudad de Aguascalientes con la idea de aprovechar un mercado que demandaba cada vez más productos naturales y saludables.

El giro que maneja, “botanas” o “tentempié” de frutas, no es novedoso en sí mismo, pero sí el modelo y parámetros bajo los que opera, que le permitieron distinguirse rápidamente del “puesto de la esquina” y convertirse en el transcurso de dos años en “franquicia social”, llamadas así por ser económicas, de rápida reproducción y procesos sencillos, con altas perspectivas de reproducción.

A la fecha, tiene dos puntos de venta, al norte y sur de la capital hidrocálida, y virtualmente “amarrados” de 5 a 8 en el estado de Guanajuato, mediante una franquicia maestra, así como una larga lista de propuestas de candidatos potenciales “de todos lados, desde Cancún a Tijuana”, asegura su fundadora y propietaria Martha Elva Ortiz, quien se lanzó a esa “aventura” porque quería ser “su propio patrón”, después de trabajar más de 15 años en oficinas públicas y privadas.

Analizó las tendencias del mercado y eligió crear una alternativa a los productos chatarra para satisfacer un antojo o “entretener” el hambre; en su caso “golosinas” “tentempiés” o “botanas”, como les llama indistintamente, de frutas en diferentes presentaciones, sabrosas, saludables y suficientemente nutritivas como para sustituir, incluso, al “lonche”.

No quiso “entrarle a la informalidad”, por lo que instaló cual debe el negocio en un local comercial del histórico Parián, en el centro de la ciudad, y armó un modelo profesional, basado en servicio, calidad e higiene, más una variada cartera de productos, desde el típico vaso de frutas con limón y chile hasta combinaciones propias con distintos ingredientes, algunos elaborados por ella, que contribuyeron mucho a su éxito.

El reto que enfrenta ahora es cómo dar curso a las numerosas propuestas que tiene para puntos de venta.

“Expandirse arbitrariamente sería muy costoso”, dice, por lo que decidió hacerlo primero en el ámbito regional.

Para crear y poner en marcha Golofruts, Martha Elva desembolsó 300 mil pesos, más de lo que se requería, apunta, porque cometió errores en el arranque. Ahora, adquirir la franquicia cuesta 200 mil pesos, 80 mil de cuota y 120 mil “para estar listo para vender”.

“Es muy accesible y le puede funcionar muy bien a microempresarios, profesionistas, amas de casa, pensionados. Tengo candidatos con estos perfiles, muy enamorados de la franquicia.

“Creo que el futuro está en eso, en desarrollar conceptos que tenemos, ideas sencillas que pueden convertirse en negocios exitosos y caerle como anillo al dedo a personas con espíritu emprendedor pero con limitados recursos”, concluye.