Empresas

GMéxico pierde 97 mdd por derrame
en ríos de Sonora

Hace un año, un accidente en Buenavista del Cobre, principal mina de Grupo México, provocó un derrame de sulfato de cobre que contaminó dos ríos en Sonora y afectó siete municipios, lo cual dañó la imagen de la firma y le costó al menos 97 mdd.
Axel Sánchez
05 agosto 2015 21:40 Última actualización 06 agosto 2015 4:55
El Río Sonora está siendo analizado tras el derrame de ácido sulfúrico por parte de una mina del GMéxico. (AP)

El derrame de sulfato de cobre de la mina Buenavista contaminó dos ríos en Sonora y afectó siete municipios. (AP)

Hoy se cumple un año del derrame de ácido en los ríos Sonora y Bacanuchi por parte de Grupo México (GMéxico), el cual afectó su imagen y le costó al menos 97 millones de dólares, según reveló la compañía en su informe del primer trimestre del 2015.

El 6 de agosto de 2014, un accidente en Buenavista del Cobre, principal mina del conglomerado liderado por Germán Larrea, provocó un derrame de sulfato de cobre que contaminó dos ríos en Sonora y afectó siete municipios.

A partir de esto, Grupo México formó un fideicomiso por 2 mil millones de pesos para la restauración de los ríos Sonora y Bacanuchi, además de otros mil 300 millones para apoyos que ofreció a los alcaldes de los siete municipios afectados.

Sumado a esto, Grupo México pago multas por 23 millones 565 mil 938 pesos y otra de 22 millones de pesos por 55 irregularidades encontradas en la operación de su mina Buenavista del Cobre impuesta por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, así como otros castigos económicos por parte de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

En su informe del primer trimestre del 2015, presentado a finales de abril, la firma reveló que destinó 6 millones de dólares, que suman a los 91 millones que dio en todo el 2014 para la remediación del río Sonora. Además mencionó que el fideicomiso ha cumplido con su propósito y que no destinará más dinero al fondo.

“Algo que quedó claro es que la empresa no perderá la concesión minera, a pesar de que los legisladores lo pidieron, pues existió un arreglo entre el gobierno federal y la compañía”, dijo Fernando Bolaños, analista de Monex.

Previamente, Jean Baptiste Bruny, analista de BBVA Bancomer, comentó que esto también puso en riesgo la reputación de la empresa frente a los inversionistas y la sociedad en general.

Fuentes de Grupo México señalaron tras los derrames que se duplicó el gasto en el proyecto de modernización de Buenavista, con el fin de evitar un incidente semejante, el cual fue calificado por el presidente Enrique Peña Nieto como “el peor desastre ecológico del país”.

La empresa desarrolló un sistema de represo en los cruces de agua que están cerca de los tanques de sulfato de cobre, además de colocar soportes y muros de contención de 50 metros de altura.

“Continuamos con el desarrollo del programa de inversión de 3 mil 400 millones de dólares en esta mina para aumentar su capacidad de producción de cobre”, expuso la empresa.