Empresas

GM quiere invadir China de la mano de Optimus Prime

El nuevo capítulo de la franquicia cinematográfica, en la que los robots se convierten en autos y camiones, se estrena hoy en China y los Estados Unidos e incluye vehículos como el auto deportivo Chevrolet Camaro y el pequeño SUV Trax.
Bloomberg
28 junio 2014 17:11 Última actualización 29 junio 2014 5:0
Transformers Bumblebee

Un modelo del personaje de Transformers Bumblebee posa frente a la Puerta de Qianmen en el centro de Pekín. (Reuters)

Conforme “Transformers: La era de la extinción” se estrena en los cines, General Motors Co. apuesta a la última entrega de la saga de robots alienígenas para dar impulso a las ventas de Chevrolet en China.

El nuevo capítulo de la franquicia cinematográfica, en la que los robots se convierten en autos y camiones, se estrena hoy en China y los Estados Unidos e incluye vehículos como el auto deportivo Chevrolet Camaro y el pequeño SUV Trax. La cuarta película de la serie proporciona a GM una herramienta de comercialización en tanto este año lanza seis Chevrolet en el país.

El objetivo “es utilizarla como trampolín para presentar nuevos productos”, dijo Tim Mahoney, máximo responsable de marketing a nivel mundial de la marca Chevrolet, en una entrevista que tuvo lugar la semana pasada.

A la marca le vendría bien una expansión en China. El año pasado, Chevrolet no pudo seguir el ritmo de 16 por ciento de crecimiento de los vehículos de pasajeros en el país, con ventas que crecieron 8.5 por ciento, a 652 mil 077. Transformers ha fusionado el espectáculo comercial del verano con la cultura automovilística estadounidense de un modo que tuvo resonancia en China, donde la clase media impulsa el mercado automotor más grande del mundo.

La relación de GM con Transformers se remonta a la primera película de 2007, donde se veía a un Chevrolet Camaro amarillo brillante llamado Bumblebee. Mahoney asegura haber visto el efecto del filme en las calles de China, donde más del 70 por ciento de los autos deportivos Camaro fueron adquiridos en el mismo color del personaje. En los Estados Unidos, sólo el 5 por ciento es de ese color.

“El amarillo se asocia con Chevy y creo que en gran parte eso tiene que ver -puedo probarlo- con el papel que tuvo Bumblebee”, declaró.

Exposición a China

GM, con sede central en Detroit, planea usar a Chevrolet para expandirse a las ciudades chinas más pequeñas y la región occidental del país. La mayor lentitud de crecimiento que experimentó la marca el año pasado se debió a “no tener el producto más nuevo en los segmentos de alto crecimiento”, afirmó en un correo electrónico Bill Russo, presidente de Synergistics Ltd., consultora con sede en Shanghái.

Cristi Vázquez, portavoz de GM, no accedió a informar cuánto gastó GM para ser parte de la película.

La exposición favorable en la nación asiática podría ser una bendición para GM en tanto la automotriz juega a la defensiva en los Estados Unidos por su forma de manejar el retiro del mercado de 2.59 millones de autos pequeños con problemas en el encendido vinculados a por lo menos trece muertes.

Ed Welburn, responsable de diseño de GM, dice haber visto el logo de Transformers en los Chevy al recorrer las calles de Shanghái.

“No vinieron de fábrica así”, dijo Welburn. “La gente los colocó en sus Chevrolet, y es una relación muy positiva”.