Empresas

GM ofrece disculpa por autos defectuosos vinculados a accidentes

Mary Barra, directora ejecutiva de la compañía, compareció ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes para aclarar porqué no se tomaron medidas respecto al sistema de ignición defectuoso de sus vehículos.
Notimex
01 abril 2014 16:21 Última actualización 01 abril 2014 16:21
GM (Reuters)

GM (Reuters)

La directora ejecutiva de General Motors, Mary Barra, ofreció hoy disculpas a los familiares de las víctimas de accidentes vinculados al sistema de ignición defectuoso de vehículos producidos por la automotriz, que causó 13 muertos.

“Pensamos que la situación es trágica y nos disculpamos por lo que pasó, estamos realizando una investigación completa para entender”, señaló Barra, quien asumió la dirección ejecutiva de la armadora en enero pasado.

Barra compareció ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes para esclarecer porqué GM no tomó antes medidas para retirar del mercado.

Barra no pudo justificar porqué le tomó a la compañía una década retirar del mercado los vehículos defectuosos, aprobando un rediseño de la parte defectuosa que resultó poco efectiva.

“Nosotros en General Motors queremos hacer lo correcto para nuestros consumidores es por eso que sentimos que esta es una situación extraordinaria, como dije se tomó mucho tiempo llegar a las respuestas y los entendimientos”, agregó.

Las fallas en el sistema de ignición de varios modelos de GM, incluyendo el Cobalt, desde su lanzamiento en 2003, causaba que los autos se apagaran estando en movimiento, inhabilitando el sistema de dirección asistida y que no sirvieran las bolsas de aire.

Estas fallas se han vinculado a los accidentes en los que murieron 13 personas y decenas resultaron heridas.

“Sentada aquí, hoy no puedo decirles porqué tomó años para que un defecto de seguridad fuera anunciado en ese programa (los autos pequeños), pero puedo decirles que lo averiguaremos”, aseveró Barra.

Aseguró que conoció el problema hasta que la empresa retiró más de 2.5 millones de vehículos el 31 de enero pasado.

“Tomaremos las mejores decisiones para nuestros consumidores reconociendo que tenemos una obligaciones legales y responsabilidades, así como obligaciones morales”, remarcó.

Apuntó que cambiar dos piezas involucradas en el problema le significaría a la empresa un gasto de casi 100 millones de dólares y dijo estar de acuerdo con la noción de que al no realizar los cambios se causó mayores daños a los socios, la reputación y “quién sabe cuánto daño a los ciudadanos”.

La congresista Dianne Deggette indicó que desde 2001, GM sabía del problema y recibió reportes de la pieza defectuosa varias veces sin tomar acciones.

Aseguró que componer la pieza costaría 75 centavos de dólar, pero la empresa, según documentos internos, lo consideró un negocio inviable.

Deggette apuntó que en febrero de 2002, Delphi, el proveedor del interruptor de ignición, le informó a la compañía que la parte no cumplía con las especificaciones mínimas de GM, pero aún así fue aprobada.

Reconoció que GM ya ha llegado a acuerdos económicos con algunas de las víctimas y apuntó que los arreglos son confidenciales, por lo que no informó sobre el monto compensado a las víctimas, sin embargo, indicó que las dos partes involucradas acordaron reportarlo a las agencias federales.

Al ser cuestionada si GM llegaría a un arreglo fuera de las cortes con demandas aún pendientes, Barra indicó que este viernes iniciará reuniones con los expertos que la compañía contrató y que tomaría entre uno o dos meses antes de que se tomen decisiones.

En la audiencia compareció también el jefe de la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en las Carreteras (NHTSA), David Friedman, a fin de esclarecer que la agencia recibió reportes de las fallas mecánicas en 2007 y en 2010 y no tomó acciones.

Bajo una ley del 2000, las automotrices deben reportar a la NHTSA la existencia de demandas por razones de seguridad y la agencia puede tener acceso a los documentos de la corte si los solicita.

Familiares de las víctimas se manifestaron fuera del Capitolio y algunas asistieron a la audiencia.