Empresas

Gimnasios pequeños ‘hacen músculo’ con aparatos usados

Para iniciar un gimnasio independiente, empresarios han optado por equipos deportivos de segunda mano, de marcas chinas o 'hechizos', pues con estos últimos, por ejemplo, es posible armar un negocio con el 13% de la inversión que requiere la compra de equipos de marca nuevos.
Claudia Alcántara
11 noviembre 2014 19:37 Última actualización 12 noviembre 2014 4:55
Curves (Cortesía Curves)

Curves (Cortesía Curves)

Ante la alta inversión que representa la instalación y equipamiento de un gimnasio independiente en México, empresarios han visto en la importación de equipos fitness de segunda mano y de marcas chinas, una opción más económica para emprender su negocio.

Por otra parte, pequeños gimnasios en localidades con poblaciones menores a 600 mil habitantes encontraron en los equipos ‘hechizos’, es decir, copias de marcas premium fabricadas en herrerías, otra alternativa.

De acuerdo con un ejercicio realizado por El Financiero, con aparatos usados o ‘hechizos’ es posible armar un gimnasio con el 13 por ciento de los recursos que requiere la compra de equipos nuevos de marca.

Rodrigo Chávez, director general de Anytime Fitness, indicó que para equipar un gimnasio se necesita una inversión de 50 mil a 300 mil dólares, sólo en aparatos, lo cual representa el 80 por ciento de la inversión total; sin considerar las adecuaciones del local, nóminas y gastos operativos.

A través de portales de internet, como MercadoLibre y Segunda Mano, pequeñas fábricas que producen y venden equipos basados en las marcas BH y Body Solid, prometen equipar un gimnasio con sólo 89 mil 550 pesos.

Un gimnasio básico se conforma de 12 equipos de fuerza, como extensión de pierna y mancuernas; además de al menos 12 equipos cardiovasculares, como bicicletas fijas, caminadoras y elípticas.

Mientras una caminadora nueva de marca cuesta alrededor de 7 mil dólares, se puede conseguir una original usada por mil 500 dólares, calculó Leopoldo Torres, director en Latinoamérica de Precor.

Actualmente, de los 7 mil 800 gimnasios que operan en México, cerca de 6 mil son pequeños y medianos. Además, de este universo, tres cuartas partes poseen equipos ‘hechizos’, o de segunda mano, según estimaciones de empresas del sector.

La venta anual de equipos fitness se ubica entre los 100 a 120 millones de dólares en total, de los cuales, entre el 30 al 40 por ciento es de equipos nuevos y de marca reconocida y el restante 60 a 70 por ciento son equipos usados y ‘hechizos’.

Fortino Pedraza, director general de UltraLife, firma que vende aparatos deportivos, comentó que resulta económico comprar estos equipos, debido a no se pagan aranceles en su importación.

“Hay distribuidores independientes que se trasladan a Estados Unidos y ellos pagan el IVA y el gasto de importación. México se ha convertido en un importante mercado seminuevo. Estos se van a clubes en zonas populares, en lugar de comprar aparatos nacionales o de distribuidores”, comentó Pedraza.

Chávez indicó que los dueños de gimnasios adquieren este tipo de equipos por la falta de experiencia, sin embargo, podrían representar un riesgo para los usuarios, ya que no están hechos con la inclinación adecuada y esto podría provocar lesiones musculares.

Los gimnasios con equipos usados dan buenos ingresos inicialmente, pero después se enfrentan con problemas por la falta de partes y de servicio, lo cual los lleva a tener una obsolescencia rápida, destacó Alejandro Covarrubias, director general de Technogym.

Da clic en la imagen para agrandarla

“en