Empresas

Geo sale de concurso;
en 18 meses será viable

El Juzgado Sexto de Distrito dictaminó la salida de concurso mercantil de la viviendera, con lo que la familia Orvañanos queda prácticamente fuera de la compañía que fundó, ya que el 91% pasó a manos de acreedores y el resto a accionistas. 
Nallely Ortigoza
15 junio 2015 12:30 Última actualización 16 junio 2015 4:55
Geo

(Edgar López)

La desarrolladora de vivienda Geo, que hace unos años fue la mayor vendedora de casas en México, salió de concurso mercantil, luego de poco más de un año en este proceso, declaró el Juzgado Sexto de Distrito en Materia Civil del Distrito Federal.

La deuda por 30 mil millones de pesos de la empresa se redujo a entre 3 mil y 5 mil millones, tras su reestructura financiera, estimó en entrevista Fernando del Castillo, socio de Santamarina y Steta, asesor de Geo.

Se espera que Geo sea una empresa viable en año y medio, aunque pequeña respecto a sus mejores tiempos, reconoció.

“Hoy la compañía se quedó sin deuda, éste es un paso importantísimo. Ahí no acaba todo, llegando el dinero deben seguir negociaciones con los bancos para empezar a construir y empezar a recuperar la inversión”, dijo Del Castillo.

Cuatro de las filiales de Geo también salieron de concurso: Geo Guerrero, Geo Baja California, Geo Hogares Ideales y Geo Jalisco.
Se espera que esta semana, las 11 filiales pendientes también concluyan el proceso, señaló.

En dos meses se realizará una asamblea para que los accionistas aprueben una inyección de capital por 3 mil 500 millones de pesos, que provendrán de Banorte y Capital Inmobiliario. En la misma reunión, se elegirá al nuevo equipo directivo de la empresa.

La familia Orvañanos, fundadora de la compañía, prácticamente quedará fuera, pues el 91 por ciento del capital pasa a manos de los acreedores y sólo el 9 por ciento permanece en los accionistas fundadores.

En un comunicado, Luis Orvañanos Lascurain, todavía presidente del Consejo de Administración y director general de Corporación Geo, agradeció a los involucrados en el proceso.

“La aprobación del concurso mercantil permitirá preservar la fuente de trabajo de nuestros colaboradores y reactivar gradualmente la dinámica de nuestras cadenas de valor”, dijo en el comunicado.

La debacle de la empresa empezó el 11 de febrero de 2013, cuando el gobierno de Enrique Peña Nieto anunció la nueva política de vivienda de su gobierno. A raíz de este hecho, la banca dejó de dar créditos a la empresa, que ya de por sí tenía flujo de efectivo negativo.

Remodelación