Empresas

'Gamers' mexicanos atrapan interés
de fabricantes
y desarrolladores

En México, las ventas de videojuegos generan ingresos de 1.2 millones de dólares anuales, un tercio de la cifra de Latinoamérica, por lo que fabricantes de consolas y desarrolladores nacionales y extranjeros se han interesado en el mercado mexicano.
Ana Martínez
13 agosto 2014 19:57 Última actualización 14 agosto 2014 5:0
Videojuegos.

Videojuegos.

Los ‘gamers’ (videojugadores) mexicanos han despertado el interés de fabricantes de consolas y desarrolladores de la talla de Electronic Arts (EA) y Nintendo, pues este segmento genera ingresos de mil 200 millones de dólares anuales en el país, cifra que equivale a un tercio de las ventas totales del sector en toda América Latina, de acuerdo con la firma Newzoo.

El negocio de los videojuegos también llama la atención de los desarrolladores mexicanos que decidieron montar estudios independientes para conquistar plataformas en línea, smartphones, tabletas y consolas tradicionales.

Estos son los casos de Yogome, Kaxan Media Group, Kokonut Studio, Elevator Games y Familia Toledo, que se dedican a la creación de juegos con temas educativos y de aventuras, con personajes reconocidos como El Chavo del Ocho o apelan a los nostálgicos de los videojuegos ‘pixelados’ con títulos para consolas Atari.

Entre las muestras de interés de las grandes firmas por el país, está el hecho de que México fue el primer lugar en América Latina donde Nintendo instaló oficinas y EA ofrece versiones tropicalizadas de sus títulos deportivos.

“Las aplicaciones más comerciales que se consumen en México son las de redes sociales y WhatsApp, pero las que más se producen en el país tienen que ver con los videojuegos y transporte, una cuarta parte tiene que ver con juegos”, dijo Luiz Ferezin, director de la Asociación Mexicana de Tecnología de la Información.

En este sector existen distintos modelos para hacer negocio; uno de los más frecuentes es el de ‘advergames’, que son juegos por encargo para grandes marcas como Coca-Cola o Bimbo. El desarrollo de estos títulos puede generar ingresos para los estudios de entre 50 mil y 2 millones de pesos por título.

Los que apuestan a llamar la atención de los fabricantes de consolas, como Kaxan y Square Enix, crean juegos y los ofrecen al mercado de publicistas, como Electronic Arts, quienes negocian con Microsoft, Nintendo y Sony para llevarlos a las masas. Los creadores se quedan con alrededor del 15 por ciento de las ventas.

Kokonut Studio y Elevator Games optan por el segmento de los dispositivos móviles para crear emprendimientos con fondeo propio, distribuirlos en AppStore y Google Play y quedarse con entre el 30 y el 70 por ciento de la facturación. Para obtener ganancias pueden instalar un modelo ‘free to play’ con publicidad dentro, o bien incorporar compras en el juego, un esquema ‘freemium’ o cobrar por la descarga del videojuego.

El mercado de consumo de juegos de video de México sólo es superado por el de Brasil. A nivel mundial el segmento tiene un valor de 75 mil 500 millones de dólares y se espera que cierre 2014 con 81 mil 400 millones.

Mario Valle, director para mercados emergentes de Electronic Arts, dijo que México es uno de los mercados más importantes en América Latina en consumo de videojuegos desde 2001, cuando los principales fabricantes de consolas empezaron a hacer lanzamientos oficiales y a establecer su presencia directa en el país.

Para el mercado mexicano de videojuegos se estima un crecimiento de 167% al 2017 y para el global, será de 26%