Empresas

Ford sí se planteó mover producción de un auto Lincoln a México

La polémica por la planta de la compañía en Kentucky suma un nuevo capítulo, ya que Ford planeaba sacar la producción de Lincoln de Louisville en 2019, de acuerdo con un portavoz de la empresa. 
Bloomberg
18 noviembre 2016 12:37 Última actualización 18 noviembre 2016 12:47
Ford

(Bloomberg)

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, sugirió por Twitter que convenció a Ford Motor de seguir produciendo un vehículo utilitario deportivo (SUV, por sus siglas en inglés) marca Lincoln en Estados Unidos en vez de transferir la producción a México. Y la automotriz no lo discute.

“Acabo de recibir una llamada de mi amigo Bill Ford, presidente de Ford, que me notificó que mantendrá la planta de Lincoln en Kentucky, no México”, tuiteó Trump.

Ford fabrica el Lincoln MKC, un SUV pequeño, en su planta de montaje de Louisville, Kentucky, junto a otro SUV, el Ford Escape.

La empresa nunca dijo que estaba evaluando trasladar la producción del MKC al sur de la frontera, pero este viernes confirmó que “probablemente” lo habría hecho en 2019, cuando finalice su contrato actual con el sindicato United Auto Workers.

“Planeábamos sacar al Lincoln MKC de la planta de montaje de Louisville”, probablemente para llevarlo a la fábrica de Cuautitlán, México, dijo por e-mail Christin Baker, portavoz de Ford.

Trump criticó a Ford por planear trasladar toda su producción de coches pequeños en Norteamérica a México, donde los salarios son 80 por ciento más bajos que en Estados Unidos. Ford también fabrica el sedán Lincoln MZK en una fábrica en Hermosillo, México.

Durante la campaña, Trump amenazó con imponer un arancel del 35 por ciento a los autos de Ford fabricados en México. También dijo que pondría fin al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que permite el movimiento de bienes sin aranceles entre México, Estados Unidos y Canadá.

‘NOS DA ALIENTO'

Ford, que se mostró dispuesta a trabajar con Trump desde que ganó las elecciones, confirmó el jueves por la noche que le había dicho al futuro presidente que el SUV de Lincoln se queda en Kentucky.

“Nos da aliento ver que el presidente electo Trump y el nuevo Congreso seguirán políticas que mejorarán la competitividad de Estados Unidos y posibilitarán mantener la producción de este vehículo aquí en Estados Unidos”, declaró el fabricante de coches en un comunicado enviado por e-mail.

Bill Ford se reunió con Trump durante la campaña, en un intento frustrado por hacer que el candidato dejara de criticar a la automotriz, que afirma haber creado casi 28 mil empleos en Estados Unidos en el último lustro.

En su primera respuesta al primer debate con la candidata demócrata, Hillary Clinton, Trump atacó a la automotriz por sus planes para trasladar la producción del Focus, un modelo pequeño, y el híbrido C-Max de una planta en Michigan a México.

“Somos todo lo que él debería celebrar de este país”, dijo Bill Ford a los periodistas en septiembre. “Salimos adelante sin ayuda de nadie, reembolsamos nuestros préstamos, estamos sanos de nuevo, venimos creando empleo en Estados Unidos y somos el fabricante de autos y camiones más grande de Estados Unidos”.

: