Empresas

Firma china quiere comprar Jeep a Fiat

La compañía Great Wall dijo que está interesada en comprar esa línea de la empresa automotriz, esto según una fuente de la empresa consultada por Bloomberg.
Bloomberg
21 agosto 2017 9:8 Última actualización 21 agosto 2017 9:8
Jeep (shutterstock)

Jeep (shutterstock)

Jeep, la división de rápido crecimiento de Fiat Chrysler, genera interés de adquisición de un rival chino, lo que representa la más reciente señal de que los negocios de la empresa ítalo-estadounidense podrían estar disponibles justo en momentos en que automotrices asiáticas están a la caza de activos europeos y estadounidenses.

Great Wall, el mayor fabricante de China de vehículos utilitarios deportivos (SUV), está interesado en adquirir Jeep y seguirá supervisando la situación, dijo un portavoz del fabricante de Baoding. Fiat señaló que no ha habido contactos con Great Wall por Jeep "o por cualquier otro asunto relacionado con sus negocios".

Los comentarios de la empresa china, que impulsaron las acciones de Fiat a un nivel récord en transacciones en Milán, se producen en medio de especulaciones de un acuerdo en momentos en que la fabricante de vehículos revisa su estrategia en medio de presiones para competir con grupos automotrices más grandes. Pero, la venta sólo de Jeep es poco probable.

La marca todoterreno sostiene el negocio masivo de autos de la compañía ítalo-estadounidense y vender la división dejaría un vacío junto a las marcas Dodge, Chrysler y Fiat. Como reflejo de la importancia de la marca, Morgan Stanley estima que Jeep tiene un valor de 20 mil 600 millones de euros (24 mil millones de dóalres), alrededor de 4 mil millones de euros más que el valor de mercado de todo el grupo.

"No estamos totalmente sorprendidos de que Great Wall esté interesado en lo que se puede decir es la marca más fuerte en la cartera de FCA, con poco interés en las ’otras partes’", dice en una nota Arndt Ellinghorst, analista londinense de Evercore ISI. Pero la valuación sería un tema, y una mejorar en la situación financiera de Fiat "permitiría a la compañía buscar un mejor precio para una o todas sus partes".

Revisión de una escisión

Sergio Marchionne, máximo ejecutivo de Fiat Chrysler, avivó las especulaciones el mes pasado tras señalar que la automotriz evaluará la posibilidad de escindir parte de sus negocios. Jeep, sin embargo, ha sido un objetivo clave de expansión, con planes para aumentar las ventas a 2 millones de vehículos para 2018.

Marchionne está intentando eliminar deuda de la compañía para fines del próximo año con el objeto de posicionarla mejor para futuros acuerdos.

Las acciones de Fiat llegaron a subir 4.9 por ciento a un máximo histórico de 11.22 euros. Las acciones de Great Wall ascendieron 1.6 por ciento en transacciones en Hong Kong.

Hay complicaciones para un posible acuerdo con Great Wall. Fiat Chrysler fabrica jeeps en China con la rival Guangzhou El socio ha indicado que actualmente no tiene planes de adquirir la marca de SUVs.

La adquisición de Jeep podría acelerar los planes del presidente del directorio de Great Wall, Wei Jianjun, de hacer que el fabricante de SUVs venda modelos más caros y rentables, tras introducir recientemente una nueva marca prémium llamada WEY.

Un acuerdo por Jeep pondría a Great Wall en un camino similar al de Zhejiang Geely, compañía que adquirió la sueca Volvo y que recientemente selló la compra de una participación mayoritaria en el propietario de Lotus, la marca británica de autos deportivos.

Desarrollar una marca de lujo tomaría años y no tendría asegurado el éxito, mientras que Jeep ofrece reconocimiento instantáneo de nombre y una presencia global. Modelos como el Jeep Cherokee de 209 mil 800 yuanes (31 mil 400 dólares) también impulsaría a Great Wall al lucrativo segmento de alta gama.

Por otro lado, el H6 de 88 mil 800 yuanes de Great Wall compite en un campo atestado con ofertas como el Boyue de Geely, el Trumpchi GS4 de Guangzhou Auto y el CS75 de Chongqing Changan.

Aunque la compra de Jeep daría a Great Wall un impulso en lo que se refiere a marcas, también podría "enfrentar grandes desafíos en el futuro próximo a medida que el gobierno endurece los requisitos de emisiones y de consumo de petróleo, al igual que sucedió con Hummer, marca que se vio debilitada por los requisitos de emisiones en Estados Unidos unos años atrás", dijo John Zeng, director gerente de LMC, firma con sede en Shanghái.

Los reguladores chinos bloquearon en 2010 la adquisición del devorador de gasolina Hummer de General Motors por parte de Sichuan Tengzhong Heavy Industrial Machinery, aduciendo que la compañía no entregó un razonable plan de compra.

El presidente del directorio Wei ha advertido de una creciente competencia en el segmento inicial de SUVs. La compañía está desarrollando la marca WEY en momentos en que la venta de su emblemático modelo Haval H6, que representa la mitad de todas sus entregas, registró una disminución del 5.5 por ciento a 263.872 unidades en los siete primeros meses de este año. Automotive News informó previamente sobre el interés de Great Wall en Jeep.