Empresas

Fibras se afianzan en BMV

10 febrero 2014 5:23 Última actualización 25 julio 2013 5:18

[Bloomberg]


 
 
Claudia Alcántara y Ana Valle
 
 
El sector de los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibra) se fortalece en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) con la llegada de Fibra Shop y el anuncio de una más por parte de la inmobiliaria Grupo Danhos, la cual podría concretarse en septiembre del presente año.
 
 

Este miércoles Fibra Shop concretó una oferta pública mixta de Certificados Bursátiles Fiduciarios Inmobiliarios (CBFI´s) entre inversionistas nacionales y extranjeros por 5,466 millones de pesos, o su equivalente a 437 millones de dólares. El portafolio inicial de Fibra Shop incluye ocho centros comerciales en importantes zonas turísticas como Cancún y Los Cabos, y los recursos que obtuvo de la oferta serán destinados a sus planes de expansión que incluyen futuras adquisiciones y desarrollo.
 
 
Su debut en la BMV no fue la esperada ya que el precio de sus títulos finalizó la jornada con una disminución de 0.74% al negociarse en los 17.37 pesos. Con la colocación de Fibra Shop en el 2013 cuatro Fibras han levantado 24,326 millones de pesos y el monto podría incrementarse en septiembre próximo, cuando Fibra Danhos, a cargo de Evercore Partners, debute en el mercado accionario.
 
 

Grupo Danhos integrará su Fibra con 11 propiedades, entre centros comerciales de lujo, oficinas e inmuebles de uso mixto, dijo en entrevista Augusto Arellano, director de Banca de Inversión de Evercore Partners México. “Son propiedades muy conocidas por los capitalinos: Parque Duraznos, Parque Delta, Parque Lindavista, Reforma 222 y la Torre Virreyes en proceso de construcción”, detalló el ejecutivo.
 
 
Los 11 inmuebles tendrán un área rentable de 538,834 metros cuadrados, esperando la incorporación de 83,000 metros cuadrados más de la expansión de Reforma 222 y de Parque Tezontle. Con la llegada de Fibra Shop ya suman 6 las Fibras listadas en Bolsa incluyendo a Fibra Uno, Fibra Hotel, Fibra Macquarie, Fibra Inn y Terrafina.
 
 

Aunque Arellano no precisó el monto de la oferta a darse en septiembre, dijo que los recursos que levanten de la colocación de la Fibra en la Bolsa se enfocarán a terminar proyectos en obra, nuevos desarrollos y a la compra de inmuebles de terceros en operación.
 
 
La Fibra es un vehículo financiero dedicado al financiamiento de bienes raíces y ofrece a los inversionistas rentas continuas, a la vez que permiten obtener plusvalías de capital en virtud de la apreciación de los inmuebles.
 
A diferencia de las empresas, que colocan acciones en el mercado y que no regresan normalmente a fondearse en la Bolsa, las Fibras lo hacen de manera recurrente porque su régimen fiscal establece que deben de repartir por lo menos, como dividendo forzado, el 95% de su utilidad neta. Es decir, no pueden crecer con utilidades retenidas, las tienen que distribuir y por tanto, volver al mercado por capital para fondear su crecimiento.