Empresas

Fibras cambian capital por deuda: levantan 19 mil 615 mdp

El bajo nivel de apalancamiento ocasionó que las fibras Uno, Inn y Shop obtuvieran alrededor de 19 mil 615 millones de pesos mediante la emisión de deuda.
Ana Valle
14 diciembre 2015 22:24 Última actualización 15 diciembre 2015 11:45
parques industriales

El sector aún tiene un gran efectivo en caja para salir de compras. (Cuartoscuro)

Este 2015 ha sido el menos activo para las Fibras en el mercado de capitales de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), ya que sólo se ha listado un Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces por mil 501 millones de pesos, mientras que tres Fibras han obtenido alrededor de 19 mil 615 millones de pesos mediante la emisión de deuda.

Las tres Fibras que han colocado bonos son Fibra Uno con dos emisiones en el año, por alrededor de 14 mil 740 millones de pesos; Fibra Inn, con mil 875 millones, y Fibra Shop, con 3 mil millones de pesos.

Armando Rodríguez, analista de Signum Research, explicó que entre los factores que habrían impulsado a las Fibras a emitir deuda se encuentra el bajo nivel de apalancamiento que tienen y que les permitía buscar financiamiento por esta vía, mientras las tasas de interés eran bajas.

“El sector aún tiene un gran efectivo en caja para salir de compras y no era necesario salir por una oferta subsecuente al mercado de capitales, es natural que se recurra a la deuda en la búsqueda de encontrar bajas tasas de interés ante el inminente incremento”, dijo.

Rodríguez destacó que no ha sido el mejor año para el mercado de valores de la BMV, ni para la compra de inmuebles, debido a la volatilidad cambiaria. Esto ha provocado que las Fibras mantengan efectivo en caja desde 2014 y no requieran volver al mercado de capitales para financiar nuevas compras.

En el caso de Fibra Inn, el Fideicomiso usó parte de los recursos que obtuvo para realizar el pago de un crédito con varios bancos y el resto lo destinará a la adquisición y desarrollo de hoteles, explicó Miguel Aliaga, director de Finanzas.

“Realizar un follow-on implica una dilución para los accionistas, ahora tienen recursos para realizar adquisiciones, incluso con pagos vía certificados, además algunos aún tienen espacio para apalancarse, respetando la regulación del 50 por ciento”, comentó Marco Medina, analista de Ve por Más.