Marchionne guardó hasta el final el secreto de su enfermedad
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Marchionne guardó hasta el final el secreto de su enfermedad

COMPARTIR

···

Marchionne guardó hasta el final el secreto de su enfermedad

La revelación de que un hospital de Zúrich trató al ex-CEO de Fiat por más de un año despertó especulaciones en medios sobre qué sabía empresa.

Bloomberg Por Gabrielle Coppola, Tommaso Ebhardt y Matthew Campbell
27/07/2018
Actualización 27/07/2018 - 15:29
La familia de Marchionne confirmó que no se había comunicado su condición a las compañías hasta fines de la semana pasada.
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La revelación por parte de un hospital de Zúrich de que Sergio Marchionne había estado gravemente enfermo durante más de un año planteó la pregunta obvia: ¿cómo pudo un fumador empedernido adicto al trabajo ocultar la situación a sus colegas?

El ex máximo responsable de Fiat Chrysler Automobiles y Ferrari, que murió el miércoles, no comunicó su problema de salud a los accionistas de ninguna de las dos compañías automotrices. El valor de mercado conjunto de ambas supera los 50 mil millones de dólares, pero ha declinado casi 10 por ciento desde que se reemplazó a Marchionne la semana pasada.

Fiat Chrysler ha dicho que no lo sabía y la familia dijo que no había informado a ninguna de las compañías.

Fiat Chrysler mencionó la privacidad de la salud al decir que no tenía conocimiento de la enfermedad de su ex máximo ejecutivo cuando contestó el jueves la declaración del hospital de que llevaba más de un año enfermo.

La familia de Marchionne confirmó que no se había comunicado su condición a las compañías hasta fines de la semana pasada, cuando se les notificó que no volvería a trabajar. Hasta que dejó de aparecer en público el 26 de junio, Marchionne había seguido dirigiendo las compañías con un ritmo implacable y supervisó la formación de un nuevo plan de cinco años para Fiat Chrysler que se presentó el 1 de junio.

La inesperada muerte de Marchionne y la falta de información de Fiat Chrysler han generado especulación en los medios respecto de cuánto sabía la compañía y qué tendría que haber revelado.

El CEO, que había salvado a Fiat de la quiebra cuando entró en funciones en 2004 y que luego rescató a Chrysler mediante la fusión de las dos empresas, era tan importante que el informe anual del grupo comprendió una declaración de riesgo sobre Marchionne. A pesar de que éste planeaba retirarse en abril de 2019, "es central para la ejecución de nuestra dirección estratégica y la instrumentación de nuestro plan de negocio", señaló en el informe.

Los acontecimientos sirven como recordatorio de que, en lo que respecta a un líder empresarial, la salud no siempre es una cuestión privada. Un CEO que esté gravemente enfermo plantea a las juntas directivas de las compañías una serie de preguntas complejas respecto de qué divulgar y cuándo hacerlo, dijo Doug Chia, director ejecutivo del Centro de Gobernanza de Conference Board, un centro de investigaciones empresariales de Estados Unidos.

"La verdad es que es una situación complicada porque hay cuestiones de privacidad médica y es algo muy personal", dijo.

Si bien los inversores están en su derecho al esperar que se les informe cuando esté en peligro el futuro de un líder, "es muy difícil determinar cuándo llega ese momento", agregó.

También hay cuestiones legales en la ecuación. Las leyes de privacidad son muy estrictas en Suiza, que inventó la banca privada, y Marchionne, que tenía una casa cerca de Zúrich, residía en el país. El University Hospital Zurich dijo el jueves que había roto el protocolo y hablado sobre la enfermedad de Marchionne para evitar "rumores en los medios" acerca de su tratamiento médico.

"Debido a una grave enfermedad, había recibido tratamiento durante más de un año", dijo el hospital en una declaración. "Si bien se utilizaron todas las opciones que ofrece la medicina moderna, lamentablemente el Sr. Marchionne murió".

Pese a que la compañía dijo que no tenía datos, no comunicó información que ahora dice que tenía. El mismo viernes en que Fiat Chrysler dice que se le informó sobre la salud de Marchionne, la compañía también desmintió una versión que indicaba que los altos ejecutivos se disponían a reunirse para elegir a un sucesor.

De hecho, la junta directiva se reunió al día siguiente y designó a Michael Manley como nuevo CEO.