Empresas

Ferrari incrementará producción para atender demanda de súper autos

Luego de que Montezemolo renunciara a la presidencia de Ferrari, el puesto será ocupado por Sergio Marchionne, cabeza la sociedad matriz Fiat, quien tiene miras a incrementar la producción de autos de lujo y explotar el creciente mercado de consumidores con alto poder adquisitivo. 
Bloomberg
12 septiembre 2014 14:26 Última actualización 14 septiembre 2014 5:0
Montezolo, antiguo presidente de Ferrari

Luca Cordero di Montezemolo renunció como presidente de Ferrari después de permanecer 23 años en el puesto. (Reuters)

Ferrari fabricará más autos que los proyectados anteriormente luego de que Sergio Marchionne, máximo responsable ejecutivo de la sociedad matriz Fiat SpA, asuma el cargo máximo en el fabricante de súper autos el mes próximo.

Marchionne, que será presidente de Ferrari a partir del 13 de octubre, dijo que proyecta aumentar gradualmente la producción de vehículos como LaFerrari, de 1.3 millones de dólares, para seguir el ritmo de las cantidades crecientes de consumidores ultra ricos.

“Si esa clase crece, tenemos que poder seguirla”, dijo Marchionne el jueves pasado en un evento en Balocco, Italia. De lo contrario, “la lista de espera se alargará demasiado y la gente se cansa”.

Este plan contrasta con la estrategia de Luca Cordero di Montezemolo, quien renunció como presidente de Ferrari después de 23 años luego de un enfrentamiento con Marchionne. Montezemolo quería limitar los volúmenes de súper autos a 7 mil unidades anuales para salvaguardar la exclusividad. Marchionne indicó en mayo que la marca tenía potencial para vender unos 10 mil vehículos anuales.

Ferrari, con sede en Maranello, Italia, es propiedad en 90 por ciento de Fiat y un componente clave de los planes de Marchionne para crecer en el área de autos de lujo luego de la fusión para crear Fiat Chrysler Automobiles NV. Montezemolo, que asumió la dirección de la unidad en 1991, quería mantener la situación autónoma de Ferrari y no convertirse en una subsidiaria como Lamborghini de Volkswagen AG.

“No se debe subestimar la importancia de Ferrari para el grupo”, dijo Marchionne. “Estructuralmente, en términos de quiénes somos como fabricante de autos, nos define y seguirá definiéndonos”.

NECESIDADES FINANCIERAS

Ferrari dijo el jueves pasado que espera un incremento de 5 por ciento de las entregas este año en tanto trabaja para reducir el tiempo que los clientes deben esperar sus autos. Su ganancia neta en el primer semestre avanzó 9.8 por ciento, hasta 128 millones de euros, equivalentes a aproximadamente 166 millones de dólares.

Marchionne, que asumirá el puesto máximo en la unidad el mismo día que las acciones de la entidad fusionada FCA comenzarán a negociarse en Nueva York, dijo el jueves que si bien el grupo no necesita “técnicamente” recaudar dinero para financiar su plan de expansión por un valor de 55 mil millones de euros, el nuevo consejo de administración de FCA analizará opciones a fines de octubre.

El máximo responsable ejecutivo dijo ayer que Fiat se apresta a alcanzar sus metas de ganancias para 2014, ayudado por las ventas de Chrysler en Norteamérica. El fabricante italiano se propone aumentar el beneficio un 18 por ciento este año.

Para continuar incrementando las ganancias en los años venideros, Fiat Chrysler proyecta lanzar más modelos de alta gama como el sedán Maserati Ghibli, que utiliza motores desarrollados y construidos por Ferrari. Si bien Marchionne dice que no hay planes de vender acciones en la unidad de súper autos, no es algo fundamental para el grupo a largo plazo.

“Si me preguntan si son esenciales para la configuración de FCA para siempre, la respuesta es no”, dijo ayer Marchionne. “Pero representan lo mejor de lo que puede ser un fabricante de autos”.