Empresas

Fabricantes de relojes suizos le apuntan a clientela femenina

Los fabricantes de relojes entre ellos Audemars Piguet y hasta Richard Mille buscan que las mujeres dejen a un lado los zapatos y se apasionen por los relojes.
Bloomberg
08 febrero 2014 19:56 Última actualización 09 febrero 2014 5:0
Etiquetas
Las mujeres representan un 35% de la industria. (Bloomberg)

Las mujeres representan un 35% de la industria. (Bloomberg)

Los fabricantes de relojes suizos tienen pensado dedicar el 2014 a persuadir a mujeres como Mo Oshodi de que desee las piezas de relojería como codicia su colección de zapatos.

“Tengo tres relojes, pero probablemente 300 pares de zapatos”, dijo Oshodi, de 38 años, compradora para marcas de moda en Londres. “Es una inversión muy grande. Prefiero comprar uno solo y conservarlo. Y comprar más zapatos”.

Después de que 2013 marcó el crecimiento en ventas más bajo desde la crisis financiera global, empresas que van desde Audemars Piguet hasta Richard Mille han dicho que su objetivo son las mujeres, en tanto intentan conseguir nuevas clientas pertenecientes a un segmento que representa nada más que 35 por ciento de la ventas en la actualidad. Los ejecutivos del sector reconocen que en las últimas décadas las mujeres han sido descuidadas por esta industria que mueve 50 mil millones en la carrera por equipar a los hombres más ricos con símbolos de estatus para vestir.

“Durante muchos, muchos años, el sector relojero no se comunicó con las mujeres, punto”, dijo François-Henri Bennahmias de Audemars Piguet, quien se propone aumentar el porcentaje de ventas de su marca a las mujeres desde 25 por ciento hasta 35 por ciento en los próximos tres años.

El crecimiento del sector se frenó el año pasado debido a que la mano dura contra la extravagancia en China redujo en aproximadamente mil millones las ventas de relojes, en tanto las exportaciones suizas a dicho país cayeron 15 por ciento hasta noviembre. Deseosas de compensar ese impacto, marcas de alta gama como Patek Philippe están utilizando nuevas metodologías para atraer a las mujeres, entre otras cosas, hacer más publicidad en revistas de moda como Vogue y abrir puestos en tiendas de departamentos en vez de esperar que las mujeres visiten los negocios de relojes. En el salón del reloj de Ginebra el mes pasado, los intentos para atraer a las consumidoras variaron desde adornos ostentosos hasta vestidos transparentes.

100 por ciento masculino

Si bien para algunos este enfoque resulta sexista, las empresas todavía están tratando de ver cuál es la mejor manera de despertar el interés femenino. Después de que Richard Mille envolvió a sus anfitrionas en la feria con prendas transparentes para destacar un reloj de mujer cuyo tema es la araña y tiene zafiros negros que llevan el nombre de Natalie Portman, a los pocos días las hizo vestir con camisas de cuello alto abotonadas hasta arriba.

Richard Mille dijo que estas dos actitudes diferentes en la moda reflejan “los estilos de vida multifacéticos y exigentes de nuestras señoras clientas”, dijo Beatrice Giuste, portavoz de la marca.

Para Jean-Marc Jacot, máximo responsable ejecutivo de la marca suiza Parmigiani, el enfoque de Richard Mille demostró que los fabricantes de relojes no saben bien cómo llegar a las mujeres.

“Estamos en un sector muy conservador, 100 por ciento masculino”, dijo Jacot. Su táctica consistió en contratar al joyero italiano Pomellato, famoso por sus anillos con piedras amontonadas, para diseñar los relojes femeninos coloridos que Parmigiani exhibió en Ginebra.

Los relojes pulsera fueron una joya primordialmente femenina hasta el siglo XX, cuando la Primera Guerra Mundial y el trabajo industrial hicieron que los relojes de bolsillo para hombre resultaran poco prácticos. Cartier creó un reloj pulsera para el aviador Alberto Santos-Dumont en 1904, y las empresas comenzaron a lanzar cronógrafos pensados para sobrevivir al buceo y a las carreras de automóviles.