Empresas

Exportaciones automotrices mexicanas, ‘de reversa’ en China

Las exportaciones de autos mexicanos a China cayeron 30.9% entre enero y mayo del 2015 por la desaceleración de la economía del país asiático.
Axel Sánchez
11 junio 2015 21:4 Última actualización 12 junio 2015 4:55
Beetle

Uno de los modelos que más se exportan a China es el Beetle de Volkswagen.(Bloomberg)

China caminaba a convertirse en uno de los principales compradores de autos mexicanos, pero la desaceleración en la economía del país asiático impactó la venta de vehículos.

Las exportaciones de autos mexicanos a China cayeron 30.9 por ciento en los primeros cinco meses del 2015 frente a lo registrado en igual periodo de 2014, al registrar un total de 15 mil 506 unidades.

China pasó de ser el quinto mercado más importante de México para la exportación de autos al sexto.

Los envíos a China llegaron a representar 58 por ciento de las exportaciones mexicanas de autos al continente asiático y ahora significan 49 por ciento.

La disminución en las exportaciones de autos a Asia afectó principalmente a Nissan, General Motors, FCA México y Volkswagen.

Los modelos que más se exportan a este país desde México son la SRX SUV de General Motors, con 7 mil 182 vehículos de enero a mayo del 2015; seguido por la Journey de FCA México, con 6 mil 162; y el Beetle de Volkswagen, con 4 mil 155 autos.

De acuerdo con la Asociación de Manufactura Automotriz de China, las ventas de autos en este país disminuyeron por segundo mes consecutivo en mayo. Esta es la primera caída hilada desde fines de 2011.

La agrupación expuso que las ventas de vehículos comerciales y de transporte de pasajeros fueron de 1.9 millones de unidades en mayo, 0.4 por ciento menores a las reportadas el mismo mes del año pasado, lo que significó dejar de vender 8 mil autos nuevos.

Durante abril y mayo la economía de China se expandió a uno de sus ritmos más lentos, mientras que el crecimiento de la inversión cayó a mínimos de hace 15 años, lo cual evidencia que la segunda mayor economía del mundo sigue desacelerándose pese a las políticas de estímulo del gobierno.