Empresas

Esta familia podría arreglar VW...pero
no lo hace

La crisis del escándalo de emisiones de Volkswagen ha hecho mella en la familia Porsche, que controla 52 por ciento de las acciones de la automotriz; sin embargo, sus miembros han permanecido casi mudos, dejando un vacío de poder.
Bloomberg
27 abril 2016 19:51 Última actualización 27 abril 2016 23:0
wolfang porsche

Los miembros de la familia Porsche han permanecido casi mudos ante el escándalo de Volkswagen. (Bloomberg)

Cuando el escándalo de las emisiones diésel sacudió a Volkswagen AG el otoño boreal pasado, Wolfgang Porsche –el mayor de los integrantes del clan que controla la fabricante de automóviles– hizo lo que siempre hace en esa estación.

Se calzó las botas, tomó su rifle y salió a cazar ciervos cerca de la casa campestre de rollizos de troncos en Austria donde pasó su niñez. Como lo ha hecho casi todos los años durante décadas, Porsche caminó por los bosques que dominan las aguas azules del lago Zell y cenó en Schloss Prielau, un castillo de piedra del siglo XVI que él transformó en hotel de lujo.

Lo que Porsche no hizo fue asumir una posición clara cuando la fabricante de automóviles que su abuelo ayudó a crear se hundió en una crisis. En septiembre, Volkswagen reconoció haber equipado 11 millones de vehículos diésel con un software destinado a manipular los comprobadores de emisiones, revelaciones que le costaron al máximo responsable ejecutivo su empleo y causaron estragos entre los altos directivos de la compañía.

La crisis ha desvalorizado las acciones de la empresa más de 20 por ciento, reduciendo 2 mil millones la riqueza de la familia. El viernes pasado, VW registró la mayor pérdida de su historia y aumentó a más del doble los fondos apartados para cubrir los costos del escándalo de emisiones, a 16 mil 200 millones de euros (18 mil 200 millones de dólares).

1
 

 

volkswagen

A pesar de llevar uno de los nombres más tradicionales de la historia de los automóviles, la familia –que controla 52 por ciento de las acciones con derecho a voto de VW a través de una compañía llamada Porsche Automobil Holding SE– no estaba preparada para un desafío como la crisis del diésel.

Atados a una tradición de consenso y discreción cultivada durante su privilegiada crianza cerca de la frontera austro-germana, los miembros de la familia han permanecido casi mudos. Eso ha dejado un vacío de poder en momentos en que VW enfrenta costos que podrían superar los 30 mil millones de dólares, así como un desmoronamiento de su reputación que afectará ventas y ganancias durante años.

Porsche, de 72 años, casi no hizo comentarios públicos sobre el asunto durante meses, hasta que los sindicatos exigieron a la compañía una señal de compromiso. El 2 de diciembre, el miembro de la junta supervisora de VW viajó a la ciudad alemana de Wolfsburgo, donde habló ante 20 mil trabajadores apiñados en el Hall 11 de la gigantesca fábrica de VW. Porsche se comprometió a preservar los puestos de trabajo y elogió a la gerencia por su manejo de la crisis, pero dijo poco que se refiriera directamente al engaño de los motores diésel.

“Nadie está entrando en pánico.
Estoy plenamente convencido de que Volkswagen puede superar la situación
e incluso salir fortalecida”.

"SALIR FORTALECIDA"
“Nadie está entrando en pánico”, le dijo Porsche a la desbordante multitud. “Estoy plenamente convencido de que Volkswagen puede superar la situación e incluso salir fortalecida”.

Aunque la familia cuenta con poder de voto como para introducir cambios, no está actuando. El clan es una tribu compuesta por unas 80 personas con intereses y carreras diversos, que van desde la medicina hasta la cinematografía y el comercio electrónico. Los patriarcas dirigentes, todos los cuales superan ahora los 70 años, se han mostrado lentos en el traspaso del mando a sus hijos, pocos de los cuales demostraron interés en el negocio automotor.

Como la familia se mantiene ausente, el vacío ha sido llenado por los poderosos sindicatos de VW. Aun antes de la crisis, los trabajadores tenían una fuerte e inusual voz, y ocupaban la mitad de los 20 asientos de la junta supervisora de VW. Solían, además, encontrar aliados en quienes ocupaban los dos asientos controlados por el estado de Baja Sajonia, el segundo mayor accionista de VW. Desde la crisis, Bernd Osterloh, el corpulento y combativo jefe sindical de Volkswagen, asumió la ofensiva con un mensaje para el equipo ejecutivo: este lío lo hicieron ustedes, y los trabajadores no nos haremos cargo de la factura.

1
 

 

porsche

LA PRÓXIMA GENERACIÓN
Cuando se le pide que identifique a un miembro de la familia que pueda ser el líder de la próxima generación, Wolfgang Porsche señala a su sobrino Mark Philipp Porsche, de 38 años. Mark Philipp –cuyo currículum dice que dedicó 15 años a estudiar administración de empresas en Innsbruck y que está casado con una personalidad de la televisión austríaca–forma parte de las juntas de la marca SEAT y de la división de camiones MAN de VW.

La familia perdió su voz más fuerte en VW hace un año, cuando un primo de Wolfgang Porsche, Ferdinand Piech, dejó la junta directiva luego de más de dos décadas como la fuerza orientadora de Volkswagen. Había comenzado como ingeniero en Porsche, luego pasó a Audi, la marca de lujo de VW. En 1993, Piech ocupó el cargo de máximo responsable ejecutivo de VW, y recuperó a la compañía, que estaba al borde de la quiebra. En 2002 asumió como presidente de la junta supervisora y ayudó a convertir a VW en la mayor fabricante de automóviles del mundo.

LAZOS CON EL RÉGIMEN NAZI

Los vínculos de la familia con la compañía se iniciaron con Ferdinand Porsche, que diseñó lo que se convirtió en el Escarabajo VW en el marco de un contrato con Hitler para desarrollar “el auto del pueblo”.

Después de la guerra, Porsche estuvo preso en Francia más de dos años a causa de sus lazos con el régimen nazi, pero fue liberado sin cargos en 1947. Cuando murió, cuatro años más tarde, su hijo Ferry asumió el cargo en momentos en que la compañía incrementaba la producción de un auto deportivo de dos plazas llamado el 356. En 1963, Porsche presentó el estilizado 911, y la familia prosperó a partir de la fabricación de esos icónicos y veloces deportivos –precio de lista original en Estados Unidos: 5 mil 500 dólares– y embolsando una suma por la licencia del diseño del Escarabajo VW.

Para mantener la estabilidad a medida que crece el número de sus miembros, los patriarcas de la familia crearon estructuras destinadas a alentar a la próxima generación a permanecer en la compañía. En 2007, Ferdinand Piech puso su participación de cerca de 13 por ciento en el Porsche Holding en dos fundaciones fuera del alcance inmediato de sus dos hijos, e incluyó una cláusula que requiere que nueve de los 12 miembros apruebe cualquier venta de acciones.

Todas las notas EMPRESAS
Industria aeronáutica de Querétaro crecerá por arriba del 5% anual
Fabricantes de 'bicis' quieren pedalear con incentivo fiscal
Slim, ICA, Hank y Vázquez Aldir van en grupo por terminal del NAICM
Trump responde a líder sindical que lo acusó de mentir sobre acuerdo con Carrier
Ensamblador de Apple confirma plan de invertir en EU
Viajeros internacionales impulsan 5% tráfico de Aeroméxico
Este destino mexicano es el lugar a visitar en 2017 según Trip Advisor
Este es el destino más visitado en México este año
Schlumberger, principal beneficiario de rondas petroleras: Goldman
Ventas online se incrementaron 70% durante el Buen Fin
CEA y Central Park podrían llegar a acuerdo por suministro de agua
Tráfico de pasajeros LATAM Airlines sube 0.5% en noviembre
Holding de VivaAerobus nombra a ex directivo de Walmart como CEO
AMóvil invierte menos por servicio que AT&T: The CIU
Señor Trump: Tim Cook no hace iPhones, yo sí
Convenio Telefónica-Telcel empuja competencia efectiva, expertos
Ingresos de telecom en AL caerán 11.3% en 2016, prevé CIU
Toyota prevé vender 7 mil híbridos Prius en México en 2017
Barcelona implementará en México el 'FutbolNet'
Construcción de nuevos edificios no se va a detener pese a Trump: JLL
Wal-Mart anuncia inversión de 1,300 mdd en México
Starbucks abrirá 12 mil locales nuevos en cinco años
Slim e ICA lanzarán oferta por terminal del Nuevo AICM
Lego le hace 'un muro' a las amenazas de Trump
Donación de terrenos a Toyota divide opiniones en la IP