Empresas

Esta empresa mexicana genera nuevos empleos en Estados Unidos

En medio de la polémica por las medidas del presidente electo de EU para evitar fuga de inversiones a México, este fabricante de autopartes mexicano anunció que aumentará su personal en Michigan un 10 por ciento.
Bloomberg
05 diciembre 2016 19:1 Última actualización 05 diciembre 2016 19:1
La empresa Rassini, fabricante de autopartes, aumentará su personal en su planta de Michigan. (Cortesía)

La empresa Rassini, fabricante de autopartes, aumentará su personal en su planta de Michigan. (Cortesía)

México está llevando al menos algunos empleos nuevos a la zona industrial de Estados Unidos conocida como “Rust Belt”.

El fabricante de autopartes Rassini SAB, con sede en la Ciudad de México, dijo el lunes que ganó un contrato de Ford Motor Co. y aumentará su personal en Michigan un 10 por ciento.

Rassini, que fabrica frenos y suspensiones para vehículos como el Chevrolet Silverado y el automóvil deportivo Corvette, producirá discos para frenos en sus instalaciones en Mt. Morris Township en Michigan para la sexta generación del Ford Mustang, informó la empresa en un comunicado a la Bolsa Mexicana de Valores el lunes. Los detalles financieros no fueron divulgados.

Cuando se anunció la planta en 2013, funcionarios de desarrollo económico proyectaron que crearía alrededor de 100 nuevos puestos de trabajo al año siguiente. Eso significa que un aumento del 10 por ciento podría significar solo algunos puestos de trabajo nuevos. Sin embargo, al tiempo que el presidente electo Donald Trump ejerce presión para que la industria automovilística mantenga más puestos de trabajo en Estados Unidos en lugar de trasladarlos a México, el plan de Rassini representa un cambio de roles inusual.

Rassini no respondió inmediatamente a una solicitud de comentario sobre cuántos empleos sumará en Michigan.

Después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el CEO de Rassini, Eugenio Madero, dijo a los inversionistas en una conferencia que la compañía estaba en negociaciones activas con los legisladores estadounidenses sobre los planes de Trump para una posible renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, o TLCAN. El acuerdo comercial es esencial para el fabricante de autopartes, ya que realiza el 92 por ciento de sus ventas en la región del TLCAN.

Madero dijo que es poco probable que Estados Unidos se retire del tratado, y que cualquier arancel resultante de una disolución sería transferido a los consumidores. En julio, la compañía dijo que aumentaría su producción de componentes de suspensión para los camiones comerciales pesados de Ford.

Las acciones de Rassini, que habían caído un 11 por ciento hasta la semana pasada tras las elecciones del 8 de noviembre en Estados Unidos, subieron 3 por ciento después de que la compañía anunció el lunes el nuevo contrato.