CEO de Audi es investigado por escándalo de emisiones de Volkswagen
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

CEO de Audi es investigado por escándalo de emisiones de Volkswagen

COMPARTIR

···

CEO de Audi es investigado por escándalo de emisiones de Volkswagen

La fiscalía de Múnich incluyó a Rupert Stadler en una nueva lista de presuntos implicados por la manipulación de los datos de emisiones de motores diésel en EU.

11/06/2018
Actualización 11/06/2018 - 8:11
El departamento de Stadler fue registrado por la policía este lunes
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Los fiscales alemanes ampliaron este lunes una investigación sobre la manipulación de pruebas de emisiones a Audi, fabricante de vehículos de lujo de Volkswagen, para incluir a Rupert Stadler, su presidente ejecutivo, entre los sospechosos acusados de fraude y publicidad engañosa.

Casi tres años después de que Volkswagen admitió haber manipulado pruebas de emisiones en vehículos con motor diésel en Estados Unidos, la fiscalía pública de Múnich declaró que investiga ahora a 20 sospechosos y que registró el departamento de Stadler y otro miembro del directorio este lunes.

La noticia se conoce después de que el semanario alemán Bild am Sonntag informó que hasta un millón de autos de Daimler contenían dispositivos de emisiones ilegales, lo que demuestra que las consecuencias del escándalo de Volkswagen siguen afectando a la industria.

"Desde el 30 de mayo de 2018, el presidente del directorio de Audi, profesor Rupert Stadler, así como otro miembro del directorio son nombrados ahora como sospechosos", indicó la fiscalía de Múnich.

La investigación podría provocar una crisis de liderazgo en Audi y en su matriz Volkswagen, donde Stadler fue ascendido en abril al puesto de jefe de ventas del grupo.

Volkswagen declinó comentar sobre el asunto. Por otra parte, Audi afirmó que está cooperando plenamente con los fiscales y que Stadler estaba en una junta del directorio, por lo que no estaba disponible para dar declaraciones.

Audi, que es la marca que más contribuye a las ganancias de Volkswagen, admitió en noviembre de 2015 que sus motores diésel V6 de tres litros estaban equipados con un dispositivo considerado ilegal en Estados Unidos que permitía que los automóviles evadieran límites de emisiones.