Empresas

En riesgo, ingresos de AMóvil en EU por Trump

Expertos del sector telecomunicaciones estiman que América Móvil, empresa de Carlos Slim, podría ver limitada su expansión en territorio norteamericano tras la victoria en la elección presidencial del republicano Donald Trump.
Redacción
09 noviembre 2016 15:48 Última actualización 09 noviembre 2016 16:3
América Móvil (Edgar López)

Los analistas valúan los activos de AMóvil en 10 mil mdd; al cierre de 2014, AT&T tenía en caja 8.6 mil mdd. (AP)

La victoria de Donald Trump frente a Hillary Clinton en la contienda por la presidencia de Estados Unidos no sólo le ha generado a Carlos Slim Helú una pérdida de alrededor de cinco mil millones de dólares, también ha puesto en riesgo los ingresos futuros de la operación de la firma en el país vecino del norte, según expertos del sector telecom.

De acuerdo con un análisis de CI Banco América Móvil, que opera en EU bajo la marca TracFone, podría ver también limitada su expansión en territorio norteamericano, luego de un trimestre en el que adquirió 1.2 millones de clientes de T.Mobile Wal-Mart Family Mobile, sumando un total de 26.5 millones, un 3 por ciento más que el año previo.

Asimismo, la correduría prevé que haya un impacto mínimo en la deuda en dólares en algunas empresas de telecomunicaciones como la compañía de Slim, derivado de la volatilidad del peso frente al billete verde, no así de la industria en su totalidad.

Las acciones de la serie “L” de AMóvil que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) registraron al cierre de la sesión una baja de alrededor de 3.5 por ciento, durante la primera jornada posterior al resultado de los comicios estadounidenses.

En ese sentido, CI Banco precisó que la tendencia a la baja deriva de toma de utilidades o salida de exposición a un nivel más bajo en comparación con otras emisoras de otras empresas que sí se podrían verse afectadas por cambios más estructurales, sobre todo las industriales.

Por su parte, Signum Research señaló en un reporte de análisis que muchas empresas internacionales que han basado su producción para América del Norte en México retrasarán sus planes de inversión.